2 Ejemplos de presupuestos: ¿cuál se adapta a usted?

1003

La palabra “presupuesto” significa cosas diferentes dependiendo de la persona a la que se pregunte. Para todos aquellos que son financieramente indisciplinados y no tienen experiencia, un presupuesto es sinónimo de atadura, de algo rígido que es difícil de soportar. Para los más prudentes, un presupuesto es una herramienta que se puede utilizar para conseguir llevar a buen puerto una serie de objetivos financieros tanto a corto como a largo plazo.

Sin embargo, en momentos de recesión económica, las condiciones fuerzan a muchos consumidores, incluso a los más reacios, a establecer un cuadro de mando con el que tratar de establecer las prioridades e intentar llegar a final de mes. Aunque las bases de los presupuestos podemos decir que son las mismas para todos, existen diferentes ejemplos de presupuestos que sirven para diferentes tipos de personas.

1. Adhiérase a su presupuesto, no a sus gastos.

Este modelo de presupuesto requiere de dos cuentas separadas. A través de este sistema queremos por una parte pagar, con una de las cuentas, todas las facturas mensuales que tenemos mediante el ingreso de una parte del dinero que entra en casa cada mes, y por otra parte, buscar con el resto del dinero (dirigido hacia la otra cuenta) algún instrumento de ahorro a largo plazo.

Este presupuesto es difícil de combinar con el uso de tarjetas de crédito y también obliga a que se adhiera al límite de dinero disponible para todos aquellos gastos variables sobre una base semanal. Es conveniente que separe el dinero de los gastos variables antes de realizar el ingreso del dinero en las cuentas.

El presupuesto es el que manda en este caso, debe de ser constante y no dejarse llevar por impulsos que puedan tirar su modelo por tierra.

2. Adhiérase a sus gastos, no a su presupuesto.

Para comenzar con este modelo, debe reunir los recibos de los tres últimos meses que le ha ido enviando su banco así como sus estados financieros. Sume todos sus gastos mensuales regulares y haga una lista en una hoja . Ahora es el momento de tomar algunas decisiones dolorosas, pues ha de ir eliminando todo aquello de lo que pueda prescindir (si se ve holgado no es necesario) como alguna suscripción a una revista o un gimnasio.

Aunque este enfoque puede tener un impacto negativo en su nivel de vida actual, el dinero que ahorra le permitirá vivir más dentro de sus posibilidades y no es necesario tener que adherirse a un presupuesto mensual estricto. Quizás, la principal ventaja de este método es, simplemente, que no requiere de una atención constante, y es probablemente el más adecuado para los consumidores con poca capacidad de atención.