3 Consejos para mejorar la relación con tus clientes

915

Mientras que muchos propietarios de negocios se conforman con sentarse en su sillón esperando a que suene el teléfono, en el competitivo entorno empresarial que vivimos hoy en día tenemos que pensar de manera diferente con el fin de hacer crecer ( o mantener) nuestra base de clientes.

Esto no implica un cambio de ofertas de productos/servicios, sino que significa potenciar y fomentar la relación empresa-cliente (y viceversa). A continuación te damos 3 consejos para ayudarte a conseguir esto precisamente.

Fomentar el trato personal

En un momento en que los mensajes de texto, correos electrónicos y conferencias vía internet son comunes, es necesario encontrar formas de hacer las cosas de manera algo más personales. Recuerda, la relación debe ser persona a persona antes que B2B (Business to business) o B2C (Business to consumer).

En muchas ocasiones los empresarios buscan nuevas metas olvidándose de mantener y fortalecer las relaciones con aquellos que ya son sus clientes.

No hay mejor manera de construir una relación personal que reuniéndose con un cliente, escuchar sus historias y hacerlo partícipe de nuestro negocio. El correo electrónico y las redes sociales son unos grandes canales, pero no pueden sustituir lo anteriormente mencionado.

Mira que hay tras cada ciente

En el mundo de la tecnología, la velocidad y el éxito inmediato, está a la orden del día. Muchas veces buscamos eso y nos olvidamos de ver y comprender los objetivos y las motivaciones de nuestros clientes.

Hacer simplemente una venta, no es suficiente. Tenemos que ir más allá y aprender acerca de las metas de nuestros clientes y ver cuál es la mejor manera de que las cumplan. Recuerda que tus clientes no solo quieren un sitio web, un contable o un taladro eléctrico. Hay objetivos más grandes detrás de cada una de esas cosas: el aumento de las ventas, más puntos de vista acerca del estado de las cuentas del negocio, o tal vez una casa de árbol para sus hijos.

Si sabemos cuáles son los objetivos de nuestros clientes, será más fácil venderles algo que realmente necesitan. Esto permitirá que los clientes vuelvan, convirtiéndonos en algo más que un simple proveedor.

No dejes de lado la parte emocional

Los seres humanos somos emocionales. A pesar de que nos gustaría pensar que cada conexión emocional que tenemos con nuestros clientes es positiva, hay un montón de ocasiones en las que simplemente esto no es así.

En el caso de que un cliente acuda a nosotros con algún tipo de molestia por la venta de algún producto/servicio, lo que tendremos que hacer será profundizar en el problema, entender lo que realmente lo está molestando y por último darle una solución efectiva en el menor tiempo posible.

Con esto estaremos añadiendo valor a nuestro negocio. Mediante la construcción de relaciones sólidas con los clientes, aumentaremos nuestra base de consumidores.