3 Errores habituales a la hora de invertir

906

Invertir es diferente a cualquier otra tarea. La realidad es que los mejores inversores no son los que consiguen el mayor beneficio en una única operación, sino que simplemente son los que evitan grandes errores. Estos son los errores más importantes que se comenten a la hora de seleccionar inversiones.

Invertir por afinidad

Muchas veces lo inversores se dejan llevar por criterios subjetivos como pueda ser su afinidad por una marca, un sector, etc. y pasan por alto cuestiones importantes en sus objetivos de inversión. Esto suele suceder sobre todo con valores bursátiles individuales, las personas que cometen este error mantienen sus acciones incluso cuando la decisión obvia es vender. Esto puede ser muy peligroso ya que aguantando el valor podremos incurrir en pérdidas importantes.

No comprender conceptos financieros

En una empresa hay mucho más que los beneficios que reportan al final de cada trimestre o año y que los ratios como puedan ser el PER. No debemos dejarnos llevar por cifras concretas sin tener una visión de conjunto. Dejarnos llevar por un ratio concreto puede resultar fatal en nuestras inversiones. Por ejemplo, que una empresa presente una facturación que duplique la del año pasado no implica que su beneficio se multiplique por dos, tendremos que ver, entre otras cosas, los niveles y estructura de sus costes y como financia su deuda. Una empresa puede aumentar sus ventas con respecto al ejercicio anterior y presentar pérdidas o un beneficio inferior al del año anterior.

Falta de información sobre nuestra inversión

Si invertimos en acciones tendremos que leer la documentación presentada por la empresa al organismo regulatorio pertinente. Si invertimos en fondos cotizados o ETFs debemos leer sus condiciones y entender cuál es el índice de referencia. Si invertimos en fondos de inversión tendremos que saber de qué están compuestos, quienes son los gerentes y las comisiones que se nos aplicarán. Hay que tener en cuenta que este trabajo puede resultar pesado, sobre todo cuando hablamos de acciones individuales, en el caso de los fondos cotizados y fondos de inversión este trabajo es menos laborioso. Debemos saber cuánto tiempo tenemos para dedicarle a nuestras inversiones para poder seleccionar aquellos productos que mejor se adapten a ese tiempo. En este sentido es recomendable elegir las mejores herramientas para nosotros que nos permitan ahorrar tiempo.

Al final, los inversores con menos errores serán los que tengan un mejor rendimiento en el largo plazo. Las matemáticas nos dejan una cosa clara, necesitamos una ganancia del 11% para compensar una pérdida del 10% y un beneficio del 100% para compensar una del 50%. Minimizar los errores es un paso fundamental para mejorar el rendimiento de nuestra cartera de inversión.