3 Estrategias SEO desfasadas que te pueden jugar una mala pasada

951

Internet está lleno de consejos SEO (Search Engine Optimization) que están anticuados y que ya no tienen el efecto que tenían, sino que todo lo contrario, nos pueden penalizar por aplicarlos.

Los motores de búsqueda, como Google, actualizan sus algoritmos de búsqueda constantemente y a veces muchos sitios se ven afectados por estos cambios. Las mejoras en los algoritmos van encaminadas a ofrecerle al usuario que realiza la búsqueda los mejores resultados posibles, aquellos más relevantes que se ajusten a su búsqueda. De este modo, luchan contra sitios de dudosa calidad, sitios que ofrecen contenido duplicado o aquellos que no siguen las directrices que marcan los buscadores intentando mejorar sus SERPs (Search Engine Result Pages) de forma artificial enviándolos al abismo de los resultados que ofrecen los buscadores.

El impacto de estos cambios puede ser brutal y tirar por la borda todo el trabajo que hayamos hecho. Podemos perder prácticamente la totalidad de nuestras visitas.

En ocasiones muchas de estas penalizaciones las podemos sufrir y no saber por qué han sucedido ya que hemos seguido estrategias SEO que recomendaban ciertos “especialistas” en foros o webs que “aseguraban” que nos pondríamos en el primer lugar de los resultados casi sin esfuerzo y en poco tiempo. Incluso podemos encontrar consejos que están anticuados, es decir, que antes no eran penalizados por el algoritmo y que ahora sí que lo son.

Sobre esto, hay que decir, que en muchas ocasiones se iba más allá de las recomendaciones dadas por el propio buscador y se llevaban a cabo estrategias que mejoraban nuestro posicionamiento en los buscadores de forma artificial. Esto ha sucedido con un gran número de tácticas que se han llevado al extremo y al final los buscadores lo han penalizado.

En esta entrada comentaremos 3 prácticas SEO (Search Engine Optimization) que pueden dañar a nuestro sitio y que hasta no hace mucho eran prácticas comunes.

Baja calidad y exceso de enlaces

Hasta hace poco no se penalizaba este tipo de prácticas, es más, suponía un factor fundamental en toda estrategia SEO, solo se seguía la premisa de que cuanto mayor sea el número de enlaces que apunten a tu web mejor, casi ni importaba la calidad del enlace. Hoy por hoy esto ha cambiado mucho y prima la calidad antes que la cantidad.

Todos aquellos sitios que utilizaron software con el cual automatizar la creación de enlaces han sufrido fuertes penalizaciones, sobre todo cuando estos se hacían en webs de dudosa calidad denominadas comúnmente “granjas de enlaces”.

Tener enlaces apuntando a nuestro sitio web es algo bueno hoy en día, pero éstos deben crearse de forma natural y se tiene muy en cuenta la calidad de éstos. Por calidad podemos entender que los enlaces provengan de sitios de nuestra misma temática o de artículos relacionados, con “anchor texts” (textos ancla) variados y relevantes, etc.

“Content spinning”

Esta práctica consiste en coger un artículo o contenido de internet y cambiar ciertas palabras del texto por sinónimos con la finalidad de que a ojos de los motores de búsqueda nuestro contenido no se considerara contenido duplicado. Todavía existe software que realiza este tipo de tareas y mucha gente aún sigue haciéndolo y recomendándolo.

Sin embargo con las últimas actualizaciones de los motores de búsqueda y las nuevas implementaciones han hecho que este tipo de prácticas se vean fuertemente penalizadas y casi con total seguridad detectadas. Miles de propietarios de sitios han visto cómo sus sitios han sido penalizados.

Exceso de palabras clave

Esta práctica se conoce como “keyword stuffing” y consiste en hacer un uso excesivo de las palabras clave (keywords) a lo largo del contenido de un artículo o un sitio web. Anteriormente se llevaba a cabo esto ya que parecía que la densidad de las palabras claves en un determinado texto era fundamental para el posicionamiento. Los motores de búsqueda se dieron cuenta de esto y trataron de ponerle freno. Se llegaba a tal extremo que podías encontrarte con textos que eran imposibles de leer y que no tenían ningún sentido.

A veces, es imposible no repetir una palabra clave a lo largo de un texto varias veces, pero hacerlo sistemáticamente y sin sentido te delatará frente a los motores de búsqueda. Este tipo de estrategia y la anterior suelen ir de la mano y de ser detectada no tardaremos en sufrir una penalización en los SERPs.

Hoy en día se camina hacia un SEO más semántico donde la densidad de palabras clave no es tenida en cuenta. Lo que sí marcará la diferencia es la creación de contenido relacionado con la palabra clave que elijamos.

Si seguimos la regla de que las “keywords” deben de leerse de forma natural sin que el lector se dé cuenta de que son palabras clave, entonces estaremos yendo por el camino correcto.