3 Formas de acercarte a la libertad financiera

1031

Ganar la lotería o heredar por sorpresa una buena fortuna pueden ser uno de los caminos hacia la libertad financiera. Por desgracia para la mayoría de las personas, alcanzar esta meta requiere de la toma de decisiones inteligentes y de mucho esfuerzo.

No importa la cuantía de tu salario, tus movimientos financieros pueden tener un gran impacto en tu nivel de vida. Para evitar nuevas dificultades financieras o tropezar con otras que hayas tenido a lo largo de tu vida te vamos a dar 3 consejos para alcanzar la libertad financiera.

Vivir de préstamos

El uso de la tarjeta de crédito no es algo necesariamente malo. Pero a menos que estés haciendo frente a tus deudas cada mes, es probable que los intereses se vayan acumulando e incrementando de manera preocupante.

Al final, los pagos mensuales que hagas terminarán siendo mucho mayores que el valor de lo que estés comprando. De la misma manera, esto sucede con otros tipos de préstamos como los hipotecarios.

Vivir de préstamo en préstamo aumenta las probabilidades de que aparezcan futuros problemas financieros.

El mal manejo de las tarjetas de crédito y de otro tipo de préstamos, puede perjudicar las posibilidades de alcanzar tus mayores metas financieras, como la compra de una casa.

Gastar y comprar por encima de tus posibilidades

No gastar más de lo que ganamos puede parecer algo obvio, pero vale la pena volver a recordarlo.

A medida que nuestras compras superen, mes tras mes, lo que podemos soportar con nuestros ingresos, estaremos más cerca de tener problemas.

También tendremos problemas si gastamos dinero por encima de nuestras posibilidades esperando por un futuro aumento de sueldo, ¿y si no llega nunca esa subida de salario?, o peor aún ¿y si nos despiden?

Una manera de evitar este tipo de problema es realizar un presupuesto para llevar un seguimiento de todos nuestros gastos. Esto es importante tanto para los pequeños gastos diarios como para las grandes compras.

No ahorrar el dinero suficiente

Lo primero que debemos logar es entrar en una dinámica de ahorro. Es decir, aunque ahorremos poco, al principio, hay que tratar de ahorrar todos los meses algo de dinero. Después ya nos iremos poniendo metas de ahorro en función de nuestros objetivos financieros.

Además de construir un fondo de emergencia, que pueda evitar contratiempos menores que se pueden convertir en enormes barreras financieras, también debes pensar en objetivos como la jubilación.

Es una buena idea tratar de pensar en cuánto dinero necesitaremos ahorrar para tener una jubilación tranquila.

Alcanzar la libertad financiera es algo que no conseguiremos de la noche a la mañana, pero aprendiendo de los errores y ajustando nuestros hábitos financieros estaremos mucho más cerca.