3 Síntomas que manifiestan que tu pyme puede tener problemas

1121

Muchas veces vemos como empresas cierran de un día para otro porque no se han dado cuenta a tiempo de los problemas que venían arrastrando. Si se hubieran percatado a tiempo, quizás, hubieran incrementado de manera considerable sus probabilidades de supervivencia, por lo tanto llevar un control estricto sobre las finanzas de nuestra empresa, es fundamental. Aquí te damos algunos síntomas que pueden estar poniendo de manifiesto algún tipo de problema en nuestra pequeña empresa (pyme).

Falta de liquidez

Unos de los problemas que manifiestan de manera más clara que nuestra Pyme no va todo lo bien que debería es la falta de liquidez continuada. Esto es debido a que gran parte de los pequeños empresarios o emprendedores, dedican la mayoría o la totalidad de su capital a la puesta en marcha de su empresa, pero son pocos los que tienen en cuenta los posibles gastos futuros que tendrá su negocio. Sobre todo esto suele darse en los primeros años, donde la inversión no se recupera.

La falta de liquidez se debe a que no tenemos en equilibrio los plazos de pago y cobro. Si queremos evitar caer en la falta de liquidez no debemos gastar todo nuestro capital, tendremos que apartar una parte para poder hacer frente a futuros compromisos.

Como hemos dicho, tenemos que controlar los períodos de cobro, por ejemplo, debemos hacer un seguimiento de nuestros deudores y de cuánto tardamos en cobrar en promedio. Si cada vez aumenta más la morosidad de nuestros clientes, tendremos un problema.

Por otro lado, debemos tener una buena imagen en cuanto a pagos y en cuanto a marcha de nuestra pyme, ya que si nuestro negocio va mal o evidencia problemas, nuestros proveedores podrían quitarnos la venta a crédito.

Lo ideal sería, cobrar lo más rápido posible y pagar lo más tarde posible.

Reducción del número de clientes

Si observamos que cada vez tenemos menos clientes y que acuden con menor frecuencia , podemos estar teniendo algún problema que tenemos que solucionar.

Esta circunstancia puede deberse a muchos motivos, puede ser por la marcha general de la economía, puede ser porque no le estemos ofreciendo un buen trato al cliente, que nuestra competencia esté haciendo mejor las cosas, etc. Debemos estar atentos a cualquier cambio en la actitud de nuestra clientela y estudiar cuáles son las causas de esa reducción del número de clientes. Tendremos que llevar a cabo medidas para mantener a nuestros clientes.

Reducción del volumen de pedidos

Esto es un signo claro de que vamos a tener problemas en un futuro más o menos lejano. Si el número de pedidos se ha ido reduciendo con el paso del tiempo tendremos que tomar medidas para darle la vuelta a la situación, si no estaremos en una situación muy complicada que puede llevarnos a tener que cerrar nuestra pyme.

Además esto provocará que el stock de mercancías se nos vaya acumulando, lo cual provocará un aumento de los costes de inventario o la pérdida total de producto (si es perecedero).