4 errores comunes en la gestión financiera de pymes

954

Existen una gran cantidad de factores que pueden contribuir a la desaparición de una empresa. A veces puede ser la falta de interés de los consumidores en lo que ofrecemos, otras veces puede ser por una mala campaña de marketing, etc.

Pero tal vez el factor más influyente, que nos puede dirigir al fracaso, es no saber cómo manejar las finanzas de un negocio.

En la mayoría de los casos, los errores financieros, vienen precedidos de una mala planificación financiera a la hora de poner en marcha la empresa. Muchos empresarios subestiman los verdaderos costes de lanzamiento. Posteriormente, a través de los problemas que van apareciendo, por la mala previsión, y que cada vez serán más frecuentes, si no se solucionan, nuestra empresa podría estar seriamente amenazada por carecer de la financiación adecuada.

A continuación veremos cuáles son los 4 errores comunes que suelen cometer los propietarios de pequeñas empresas en la gestión financiera de sus negocios.

No tener reservas de efectivo suficientes

Los empresarios saben que probablemente necesitarán dinero para invertir en las instalaciones de su negocio, pero pueden tardar varios trimestres fiscales para realizar un ingreso fijo o algún beneficio. Así que empieza con unas reservas de efectivo suficientes y acordes a la situación de la empresa. No te engaños con las ilusiones de que el dinero estará allí.

Utilización de tarjetas de crédito

Algunos propietarios se ven obligados a recurrir a las tarjetas de crédito para garantizar la supervivencia de la empresa en etapas tempranas, sobre todo cuando no se ha hecho la planificación correctamente. La deuda de las tarjetas de crédito lleva consigo unas elevadas tasas de interés, rondan el 24%. Ya sea a través de un préstamo para pymes, una inyección de capital, etc. será mejor que tirar de la tarjeta de crédito.

Mezclar las finanzas personales con el negocio

Es tentador cruzar esta línea, pero la realidad es que no debes hacerlo. Esto hace que sea más fácil llevar la contabilidad y el presupuesto. Además contribuye mejorar el análisis de los beneficios o pérdidas reales de la empresa.

No tener un sistema de cobros

Imprime las condiciones de pago en el reverso de cada factura, y sigue un proceso claro en la recolección de los pagos. Haz envíos de recordatorios de pago por parte de tu negocio.