4 Errores financieros que la gente joven suele cometer

961

En la mayoría de las ocasiones solo aprendemos a base de cometer errores y sobre todo cuando somos jóvenes. Cuando se trata de nuestro dinero, estos errores suelen ser bastante dolorosos. Muchas personas en todo el mundo suelen cometer el mismo tipo de errores todos los días. A veces hasta parece que existe algún patrón común. En esta entrada os traemos los cuatro errores más comunes acerca del dinero que cometemos cuando somos jóvenes.

Gastos impulsivos

Nuestra sociedad es adicta a las compras impulsivas. Aunque sean pequeños gastos, al final del mes o del año la cuantía es realmente importante. Las nuevas técnicas de marketing y un gran aumento en el número de productos disponibles han contribuido a incrementar esta tendencia.

La mejor manera de no caer en este problema es ponerse un período de tiempo antes de comprar algo. Por ejemplo, un período de 30 días. Es decir, si por ejemplo sale al mercado un nuevo modelo de teléfono móvil, en vez de caer en la tentación de comprarlo inmediatamente, dejaremos pasar esos 30 días, durante los cuales estudiaremos si ese gasto es realmente necesario o no.

Gasto excesivo en vacaciones

Cuando estamos de vacaciones generalmente tenemos más gastos que cuando estamos trabajando y el dinero que hemos ahorrado durante todo el año se nos va en unos cuantos días. Esto sobre todo es preocupante cuando pasamos nuestras vacaciones en lugares de moda, donde los precios son demasiado elevados. Si a esto le sumamos la falta de planificación, nuestra cuenta quedará a cero en poco tiempo.

Lo mejor que podemos hacer es planificar nuestras vacaciones con bastante tiempo de antelación. Esto nos permitirá ahorrar bastante dinero en el billete de avión, tren o incluso en el combustible de nuestro vehículo (seleccionando aquellas gasolineras donde el combustible sea más barato). Además, quizás podamos encontrar algún lugar alternativo donde la oferta sea realmente buena.

Gastar más de lo que podemos

Muchas veces la gente joven vive por encima de los medios de los que dispone y no piensa en el mañana. Gastan su dinero en coches caros que en realidad no necesitan, viven al límite de su tarjeta de crédito, etc. En la mayoría de ocasiones ni llevan un control de los gastos efectuados con su tarjeta hasta que llegan al límite establecido.

Tener una mayor perspectiva y mirar a más largo plazo hará que nos demos cuenta de que muchas de las cosas que compramos no sean necesarias o que podemos optar por alternativas más baratas que hagan la misma función. Por ejemplo, pensar y planificar la jubilación es algo que debería contemplarse desde que somos jóvenes ya que cuanto antes empecemos a planificarla mayores serán los beneficios de los que podamos disfrutar en el futuro.

Invertir sin conocimiento

Este error suele cometerse tanto en aquellos que invierten en el mercado de valores como los que invierten en negocios privados. Todo el mundo suele conocer historias de gente que ha ganado mucho dinero invirtiendo en bolsa pero son muchos más los que suelen perder y no lo cuentan. El error principal suele venir por que nos dejamos cegar por las posibles ganancias que podemos obtener.

A menos que estemos dispuestos a investigar y estudiar los mercados de manera concienzuda y saber a qué riesgos nos exponemos lo más inteligente será invertir en fondos de inversión o productos similares que concuerden con nuestro perfil de riesgo y nuestra situación personal. Si se trata de invertir nuestro dinero en la puesta en marcha de un negocio privado tendremos que conocer muy bien el nicho de mercado y realizar el estudio de mercado pertinente y en profundidad.