4 pasos para mejorar nuestra estabilidad financiera

1145

Tener cierta estabilidad financiera puede ser una odisea que depende de diversos factores, algunos de los cuales son difíciles de controlar. Por otro lado, siempre tenemos la posibilidad de cambiar nuestro rumbo, por lo que presentamos hoy 4 simples pasos básicos para controlar y orientar mejor nuestras finanzas personales.

Disminuir el crédito

El crédito puede ser, en ciertos casos, un mal necesario para comprar aquellos bienes que necesitamos y para el cual no tenemos disponibilidad inmediata de dinero. Pero en la mayor parte de los casos, el crédito es financieramente muy perjudicial, implica una prestación mensual fija en la que están incluidos altos intereses, especialmente en el caso de los créditos al consumo.

El primer paso para atajar esta situación y lograr una mayor estabilidad financiera es amortizar el máximo posible nuestros créditos, eliminándolos de raíz si es posible.

Saber en qué gastamos el dinero

Si fuéramos como la mayoría de las personas, no sabríamos en qué gastamos nuestro dinero. Y es normal, ya que tenemos numerosos gastos que muchas veces ni nos apetece contar: alimentación, gasolina, ropa, electricidad, teléfono móvil, etc.

En este caso para conseguir una mayor estabilidad financiera, debemos apuntar y tomar nota de todo aquello en lo que gastamos el dinero. Podemos usar el Excel y crear una pequeña plantilla o cualquier editor de texto, también nos sirve con una pequeña libreta, pero toma nota de tus gastos y ya sabrás en qué podrás ahorrar.

Tenemos que ahorrar

Ahora que sabemos en donde gastamos el dinero, necesitamos saber en qué partidas podremos ahorrar. Para empezar miraremos el porcentaje de gasto sobre nuestros ingresos y ver en qué situación estamos. Como mínimo deberíamos ahorrar al mes un 10% de nuestros ingresos. Una vez clasificados los gastos, tendremos que estudiar la manera de reducirlos. Aquí van algunos ejemplos:

  • Comer fuera con menos frecuencia
  • Comprar marcas blancas
  • Evitar las compras compulsivas
  • Piense bien antes de comprar productos de gran valor

El ahorro es el paso más sencillo de realizar, pero quizás sea el más difícil con el que empezar, ya que necesita de un trabajo previo.

Invertir nuestro dinero

El último paso en la consolidación de nuestra situación financiera es invertir. Una parte importante del dinero que se ahorra se puede destinar a algún tipo de inversión financiera, ya sea un depósito a plazo, fondos de inversión, renta fija o variable, un plan de pensiones. En definitiva cualquier producto que se adapte a su perfil como inversor.

Una cosa a tener en cuenta en este apartado es la inversión para la jubilación. Visto como está el panorama de la pensiones, lo más recomendable es invertir cuanto antes para disfrutar de una jubilación tranquila.