4 Preguntas básicas para evaluar la salud de tu empresa

1138

Conocer la salud financiera de nuestra empresa es algo básico y que no debemos dejar al azar, ya que el día menos pensado podemos tener problemas. Para obtener una primera evaluación haremos 4 preguntas básicas que nos servirán para conocer el estado en que se encuentra nuestro negocio:

¿Tenemos dinero suficiente para pagar nuestras facturas?

Cuando nos detenemos a pensar acerca de todas las facturas que nos llegan a final de mes, podemos darnos cuenta de que realmente estamos gastando demasiado dinero en ellas. La revisión y estudio de las facturas nos ayudarán a reducir costes o a transformar ciertos costes fijos en costes variables.

¿Hay poco dinero en caja?

Si los pagos de nuestros clientes se retrasan o hemos concedido demasiados créditos a nuestros clientes, podemos estar teniendo falta de liquidez ya que nuestros proveedores van a querer cobrar en el plazo previsto. Debemos replantearnos nuestro sistema de cobro y adaptarlo a las necesidades de liquidez que tenga nuestra empresa, lo fundamental es coordinar y establecer un sistema de pagos y cobros a proveedores y a clientes que mejor se adapte a nuestro negocio.

¿Disponemos de suficiente stock?

Realizar un seguimiento del inventario es algo básico si queremos hacer frente a la demanda futura. No tener el nivel de stock correcto nos hará perder clientes y por lo tanto ingresos. Si vendemos muchos productos diferentes lo mejor será hacer un análisis detallado tanto de las entradas como de las salidas de los artículos que vendemos, para así establecer un nivel de stock óptimo.

¿Cumplimos nuestros objetivos de ventas?

Plantearse ciertos objetivos de ventas siempre es bueno ya que podremos comparar los resultados obtenidos con ellos. A su vez, debemos ser realistas a la hora de fijar nuestros objetivos y estar prevenidos si no los cumplimos, por ejemplo, no hay que ser demasiado optimista debido a que si las previsiones que tenemos son erróneas podemos sufrir pérdidas importantes.