5 Claves para conseguir backlinks de calidad

936

El SEO ha evolucionado en lo últimos años a una velocidad vertiginosa, y hoy en día es algo totalmente diferente a lo que era en un principio.

La mayoría de expertos coinciden en que el tema de la construcción de enlaces o link building ha sido el que ha sufrido mayores cambios desde entonces.

La realidad es que las estrategias de creación de enlaces de hoy, no tienen nada que ver con la de hace algún tiempo, pero los fundamentos que hay detrás de un buen enlace permanecen prácticamente inalterados.

Debido a la discusión sobre si las estrategias típicas de link building son más efectivas que el marketing de contenidos para conseguir enlaces, nos hemos olvidado de lo fundamental.

En lo que sigue vamos a ver qué es lo que hace que un enlace hacia tu sitio web sea de calidad.

Son un factor de reputación

Los enlaces hacia un sitio son un signo de reputación. No es lo mismo tener enlaces en foros, comentarios de blogs, etc. que en la web de una prestigiosa universidad. Por ese motivo debemos cuidar y vigilar de donde provienen los enlaces que apuntan a nuestra web.

La procedencia de los enlaces está siendo cada vez más importante. De hecho, los buscadores como Google, a través de su algoritmo Google Penguin, están luchando contra la creación automática de enlaces, agencias de creación de enlaces, granjas de enlaces y en general enlaces de baja calidad, para penalizar a aquellos sitios que tratan de mejorar su posicionamiento web de manera artificial. Por lo tanto debes evitar este tipo de prácticas.

Tener un buen perfil de enlaces te permitirá mejorar tus resultados en las SERPs y por lo tanto deberías preguntarte:

  • ¿Tienen mis potenciales fuentes de enlaces buenos backlinks?
  • ¿Esas páginas enlazan a fuentes confiables?

Cómo reconocer un buen enlace

Una de las primeras cosas que solemos hacer a la hora de evaluar un backlink es mirar la autoridad del dominio. Esto nos puede servir como una primera aproximación pero determinar si un enlace es bueno o es de calidad va más allá de simplemente comparar un número.

Podríamos decir que hay tres factores clave que nos van a servir para conocer qué enlaces pueden ser beneficiosos para nuestro sitio web:

Credibilidad: ¿La fuente es confiable? ¿Tiene un buen contenido y está correctamente optimizado?

Dificultad: ¿Cuánto tiempo puedes tardar en conseguir el enlace? Tendremos que evaluar si la inversión de tiempo para conseguirlo merece la pena.

Tráfico: ¿Este enlace aportará tráfico cualificado a mi sitio?

Permitir redirigir el tráfico web es la razón principal por la que hay enlaces. Nacieron para vincular sitios y mejorar la navegabilidad del usuario a través de internet, incluso antes de que Google existiera.

El problema es que este principio básico ha ido olvidándose debido a que ahora parece que es más importante el “link juice”. Sin embargo, las referencias desde otros sitios, en muchas ocasiones, son más valiosas que el PageRank Sculpting.

La estructura interna de enlaces

Mucha gente deja esto de lado, y parece que solo se preocupan por conseguir enlaces externos que apunten hacia su web.

La realidad es que una buena estructura interna de enlaces puede hacer que tu sitio mejore bastante sus posiciones en los resultados de búsqueda.

Si bien en este ámbito también son relevantes los “anchor text” utilizados, no lo son tanto como en los enlaces externos.

Una estructura de enlaces bien armada dejará constancia a los buscadores de cuáles son las páginas más importantes de un sitio, es decir su jerarquía.

Tipos de enlaces

Podemos clasificar los enlaces, básicamente, en 4 categorías diferenciadas:

Orgánicos: Serían enlaces que se consiguen de forma natural. Es decir, de fuentes que quieren poner un enlace a tu sitio con el fin de aportarle información complementaria a sus usuarios. En este caso, la creación de buen contenido te ayudará a generar este tipo de enlaces.

Divulgativos: Estos enlaces serían conseguidos a través de peticiones o colaboraciones. Por ejemplo, ponerse en contacto con bloggers o webmasters pidiéndoles que pongan un enlace hacia tu sitio a cambio de algo. Aquí podríamos incluir los enlaces que se consiguen a través de “guest blogging”.

Perfiles: En esta categoría podemos englobar a todos los enlaces que hemos creado nosotros mismos a través de los diferentes perfiles que tengamos (foros, blogs, etc.). Este tipo de enlaces deberían usarse con mucha cautela ya que si se abusa de ellos podríamos ser penalizados.

Acciones sociales: Las redes sociales han ganado un gran peso y los buscadores lo saben. Por ese motivo cada vez más las acciones sociales en Facebook, Google+, Twitter, etc. influyen en los rankings de búsqueda. Facilita al máximo que estas acciones se puedan llevar a cabo desde tu sitio a través de la incorporación de botones sociales.

No te olvides de analizar a tus competidores

Cualquier estrategia de marketing debe comenzar con un análisis propio para ver cuál es el punto de partida, y posteriormente debemos realizar un análisis de la competencia.

A la hora de llevar a cabo una estrategia de link building también debemos hacer eso. Conocer el perfil de enlaces de nuestra competencia es fundamental y además puede ayudarnos a conseguir enlaces para nuestro sitio.

Con herramientas como Open Site Explorer podemos analizar qué están haciendo nuestros competidores en cuanto a la creación de enlaces se refiere. Otra herramienta que nos puedes ayudar bastante es Ahrefs.

Cuando tengamos clara la estrategia que utilizan, podemos imitarla para conseguir nuevos enlaces. También puedes visitar sus perfiles sociales para ver cómo los están explotando.