5 Consejos para mejorar la redacción SEO de tu contenido

988

La redacción SEO es una técnica de escritura utilizada para generar contenido, legible y que llame la atención, para tu web. Con esto crearemos textos de calidad para los usuarios que visiten nuestro sitio, y, al mismo tiempo, posicionaremos los términos de búsqueda que nos interesen para una consulta específica.

Encontrar el equilibrio perfecto entre mantener una correcta densidad de palabras clave y un texto atractivo para el visitante no es una tarea sencilla.

La optimización para motores de búsqueda te va a permitir mejorar el volumen de tráfico que va a recibir tu sitio desde los resultados orgánicos de los buscadores.

Con el fin de mejorar el SEO de tu sitio, necesitas asegurarte de que tu web esté correctamente optimizada, tanto factores estructurales (SEO on-page) como los factores externos (SEO off-page).

El siguiente paso será trabajar sobre el pilar fundamental del posicionamiento en buscadores, el contenido. Para ello deberás optimizar tu manera de redactar los textos que incluyas en tu web y busque ese equilibrio que mencionábamos al principio.

A continuación te damos 5 pautas básicas a la hora de mejorar la redacción SEO del contenido de tu página web.

Busca e investiga sobre palabras clave (Keywords)

Llevar a cabo una búsqueda e investigación sobre qué palabras clave te convienen a la hora de posicionar tu contenido en los buscadores es fundamental para poder captar tráfico orgánico hacia tu sitio.

Empieza por términos que tus clientes utilizan a la hora de buscar un producto o servicio como el que ofreces. Comprueba la popularidad de cada palabra clave, comparando el número de resultados de búsqueda en Google y el volumen total de búsquedas mensuales.

La mejor herramienta para llevar a cabo esta tarea es la Keyword Adplanner (antigua Keyword tools) de Google.

keyword adplanner
Imagen del panel de keyword adplanner

Utiliza textos descriptivos

Por lo general, las páginas con poco texto no aparecen en los primeros resultados. Trata de escribir contenido de calidad, que tengan como mínimo 500-600 palabras.

Lo del número de palabras es muy variable, dependerá del tipo de sitio que tengas. Si por ejemplo tienes un e-commerce, lo normal es que en cada página no haya tanto texto, pero por ese motivo deberías crear un blog con el cual dotar de buen contenido a tu web.

No dupliques contenido

El contenido duplicado es un problema bastante importante hoy en día, sobre todo en tiendas online, portales de noticias, etc. Si dos páginas se parecen mucho, Google elimina o envía al final de la lista de resultados una de ellas.

Por lo tanto, trata siempre de escribir contenido único, de calidad y que sea descriptivo, en cada página.

A parte, la plataforma sobre la que está montada tu web puede estar generando contenido duplicado dentro de tu sitio sin que te estés dando cuenta. Trata de buscar ese contenido y configura de manera correcta la plataforma.

Existen numerosas herramientas y métodos para detectar si estás duplicando contenido.

Uso efectivo de las palabras clave (keywords)

Puedes utilizar un grupo de términos que comparten una palabra o frase común para optimizar una página. Esto permitirá que los motores de búsqueda consideren tu sitio relevante para el tema común a todos esos términos.

Si bien el exceso de repetición puede resultar perjudicial, puedes usar sinónimos o variantes de dichos términos. También es conveniente usar palabras relacionadas con el tema sobre el que trate el contenido principal. Es decir, utiliza palabras que formen parte del mismo campo semántico.

El lugar que ocupen las keywords, sí importa

Debes tratar de incorporar las palabras clave seleccionadas en los lugares más relevantes de tu sitio. Por ejemplo en los títulos de la página, en el título de un post, en los encabezados H1, en la descripción, etc.

El título de la página es el que aparece en la barra superior de la ventana del navegador. También es el que aparece en los resultados de búsqueda, por lo que tendrás que buscar el equilibrio entre un título bien optimizado y un título que llame la atención al usuario.

Los encabezados H1, H2, H3, etc. son etiquetas HTML que nos permiten estructurar el contenido dentro de nuestro sitio. En teoría solo deberías utilizar un H1 por página, si tu contenido tiene subtemas o sub-apartados puedes utilizar encabezados H2, y si sigues haciendo subdivisiones dentro, optarás por encabezados H3.

Es como una estructura jerárquica donde el encabezado más importante es el H1 y es en él donde es más importante colocar nuestras palabras clave.

La descripción o meta-descripción es un texto breve que aparece en los resultados de búsqueda debajo del título. Depende del sistema sobre el que esté montada nuestra web podremos personalizar ese texto o no. Incluso si lo personalizamos, el buscador podrá elegir el fragmento de texto, dentro del contenido, que sea más relevante para una consulta determinada.