5 Errores comunes al abrir una franquicia

914

La apertura de una franquicia es una meta para muchas personas y una actividad que cada vez atrae a más emprendedores. Pero mucha gente cree que el hecho de estar bajo el paraguas de una empresa reconocida en todo el mundo ya es suficiente, y ésto, si no ponemos de nuestra parte, no es cierto.

A continuación destacaremos los cinco errores más comunes que suelen cometer los franquiciados.

No conocer todos los aspectos del negocio

El emprendedor que vaya a abrir su propia franquicia tendrá que conocer hasta el más mínimo detalle de su negocio ya que solo enseñará bien a sus empleados si entiende cómo debe funcionar. Explicar todos los procesos que tienen que llevar a cabo los empleados correctamente evitará “agujeros” en el desarrollo de la empresa.

Descuidar el marketing local

El franquiciador no trabajará para que el franquiciado se relacione con su entorno más próximo. Esta labor recae casi siempre en el franquiciado, es decir, deberá establecer y promover todo tipo de relaciones con los vecinos y empresas de su entorno para dar a conocer y hacer crecer su negocio. También tendrá que promover todo tipo de comunicación y publicidad con los medios de comunicación locales para impulsar el negocio.

Pasar por alto la estacionalidad

Muchas franquicias solo tienen una alta rentabilidad en ciertas épocas del año, como suele pasar con las franquicias de helados. El franquiciado tiene que entender y conocer cómo van a evolucionar las ventas en función del “efecto calendario”. Esto es necesario para controlar correctamente el flujo de efectivo y no pasar apuros en las épocas de menor facturación del año. Si somos incapaces de hacer frente a esto, lo mejor será acudir a un profesional que nos pueda echar una mano con la planificación financiera.

Desconocer la filosofía de la franquicia

Además de conocer todos los procesos administrativos de la franquicia y todo el proceso productivo, es necesario conocer la cultura de marca que está tras ella. ¿Cuál es la filosofía de la franquicia?¿Cómo maneja a los empleados?¿Cómo trata al cliente? Estas preguntas son realmente importantes si nos queremos alinear con la franquicia ya que somos una extensión de ella.

No reconocer las debilidades

Si nos damos cuenta de que carecemos de ciertas habilidades para el tipo de negocio que hemos elegido, lo mejor es buscar apoyo en el franquiciador o en otro tipo de profesionales. Nadie es bueno en todo y nadie está obligado a saber de todo. Lo importante es potenciar lo que sabemos hacer bien y pedir ayuda en aquellos temas donde nos encontremos algo perdidos o no tengamos experiencia la suficiente.