5 Estrategias de link building que debemos evitar

941

A la hora de crear un blog tendremos que aprender sobre SEO (Search Engine Optimization) si queremos que cada vez nos llegue más tráfico proveniente de los resultados de los motores de búsqueda.

El problema es que en la red podemos encontrar una gran cantidad de información que no nos es útil a la hora de mejorar el SEO de nuestro blog o página web. Podemos encontrarnos con información obsoleta, información proveniente de teorías e hipótesis (encontraremos a gente que dice que le funciona y a gente que no) e información con prácticas poco recomendables ya que quizás nos beneficien en el corto plazo, pero a largo plazo puede perjudicar nuestro posicionamiento.

Una parte importante de toda la información que circula por Internet a la hora de posicionar nuestro blog se refiere a la creación de enlaces hacia nuestro sitio web (se conoce como “link building”). Hasta hace unos años el peso que tenían los enlaces sobre el posicionamiento era realmente grande y el control que había sobre éstos era casi nulo, entonces las prácticas que se llevaban a cabo consistían en conseguir el mayor número de enlaces posibles hacia nuestro sitio. Hoy en día, esto ya no es así, y los sitios que han empleado estas técnicas han visto cómo sus páginas han sido penalizadas por los diferentes algoritmos que ha ido sacando Google.

Y es que en cuanto a la optimización SEO se refiere, los excesos son siempre malos (si no lo son ahora, quizás lo sea en el futuro) y tendremos que evitarlos. La naturalidad en las prácticas y el buen hacer priman sobre la cantidad. Otra cosa a tener en cuenta es que no hay trucos mágicos y que si nos salimos de los cauces marcados por los buscadores estaremos expuestos a futuras sanciones.

A continuación vamos a hablar de lo que se debería evitar a la hora de llevar a cabo una estrategia de “link building” (construcción de enlaces) si no queremos ver cómo Google nos penaliza por malas prácticas.

Directorios Web

Como hemos dicho anteriormente, hace años el volumen de enlaces hacia nuestro sitio web era muy importante a la hora de posicionar nuestros sitios y los directorios web eran un lugar perfecto para dejar un enlace apuntando a nuestra página. A raíz de esto, los directorios empezaron a surgir como setas, aparecieron directorios con miles y miles de enlaces, daba igual la calidad de los enlaces allí alojados. Se creó software para que automatizara la búsqueda de directorios y cubriera automáticamente los formularios con el fin de ahorrar tiempo y dinero, solo con el fin de conseguir un enlace más que la competencia.

Hoy en día podremos encontrar millones de directorios de ese tipo, con bajo PR (Page Rank) y millares de sitios web en cada uno. Por lo tanto el “link juice” que se puede enviar a cada uno es ínfimo. Incluso algunos directorios pueden estar catalogados hoy en día por los motores de búsqueda como “granjas de enlaces” (básicamente sitios infestados de enlaces apuntando a un número ingente de dominios).

Esto era así en el 95% de los directorios, el resto, eran directorios de calidad en los cuáles sí que era beneficioso tener un enlace. Esos directorios exigían ciertos requisitos y no se daba acceso a la ligera.

Ese 95% de directorios son los que debemos evitar a la hora de construir enlaces y centrarnos en el otro 5%. Tendremos que buscar directorios específicos acordes con nuestra temática y que tengan una autoridad importante. Hoy en día hay pocos directorios que nos ayuden con el SEO (search engine optimization) por lo que la búsqueda de éstos no será sencilla.

Directorios de artículos

Esta práctica para conseguir enlaces fue también muy popular entre los profesionales SEO. Antes se creaban artículos optimizados y se enviaban a cientos de directorios que simplemente los alojaban en diversas temáticas. Cuando los motores de búsqueda le daban un gran peso al número de enlaces, esta táctica no tenía precio.

El problema que reside detrás de estos directorios es el mismo que en el caso anterior. Los enlaces eran débiles y la cantidad de enlaces externos era inmensa. Como en los directorios web, esto se automatizó, con lo cual el problema creció exponencialmente. Al final, la mejora sobre el posicionamiento era muy pequeña, casi inexistente.

Además, al compartir el mismo artículo en cientos de directorios, éstos ya no estaban catalogados como contenido único, algo que a los motores de búsqueda no les gusta, especialmente a Google. Ante estas prácticas, Google comenzó a tomar medidas y muchos sitios resultaron muy perjudicados.

En este caso también hay excepciones y no todos los directorios son iguales, sin embargo solo un número muy pequeño de ellos nos pueden ayudar a dar un pequeño salto en nuestro posicionamiento.

Automatizar la creación de enlaces

Como el volumen de enlaces era fundamental se empezó a crear software que los creara automáticamente y en muy poco tiempo. Realizar esto a mano era un trabajo arduo y laborioso, por lo tanto la creación de enlaces a través de software se expandió como la espuma.  Crear 3000 enlaces en una tarde “era pan comido”, tres o cuatro clicks y listo.

Después el software comenzó a pulirse y se intentaba simular que los enlaces fueran lo más naturales posible. Con esta estrategia la gran mayoría de los enlaces que se conseguían eran de muy baja calidad, la mayoría de ellos eran en “granjas de enlaces”. Con el paso del tiempo, los algoritmos fueron reduciendo la importancia del volumen de enlaces y esta estrategia fue perdiendo protagonismo, al menos en el caso de Google. En los casos de Bing y Yahoo estas prácticas pueden seguir funcionando, pero no vale la pena correr el riesgo por conseguir algo de tráfico secundario.

En las últimas actualizaciones del algoritmo de Google estas prácticas están bastante penalizadas y los patrones son fácilmente reconocibles. Por lo tanto deberíamos evitar este tipo de software masivo con el fin de colocar y conseguir nuevos enlaces.

Excesos en el “link profile” (perfil de enlaces)

En el pasado se podían construir enlaces solo con un “anchor text” (texto ancla o las palabras que van entre el enlace) que fuera relevante para nuestro sitio y crear miles de enlaces con él. Para los motores de búsqueda esto indicaba que el sitio era muy relevante para esa “keyword” (palabra clave).

El problema es que si un sitio web es relevante para una frase específica, entonces, lo lógico es que obtenga de manera natural una gran cantidad de enlaces con diferentes “anchor text” ya que no todo el mundo enlaza las páginas con el mismo.

Es entonces cuando esta estrategia falla, la creación de multitud de enlaces con el mismo “anchor text” denota cierta manipulación a la hora de intentar mejorar nuestro posicionamiento en los resultados de los motores de búsqueda. De esto se dan cuenta los algoritmos de los buscadores y lo más probable es que suframos algún tipo de penalización.

La variabilidad de los “anchor text” en el link profile de nuestro sitio debe ser lo normal. Si queremos a llevar a cabo una estrategia de “link building” efectiva, nuestros enlaces deben ser naturales y siempre tenemos que tener en mente la variabilidad de los “anchor text”. Si tenemos un porcentaje demasiado alto con las mismas palabras clave, lo más probable es que “a Google no le guste”.

Comentarios masivos

Mucha gente emplea actualmente este tipo de práctica para conseguir enlaces pensando que el efecto va a ser muy positivo para su posicionamiento. No debemos evitar los comentarios, solo hay que tener presente que éstos no impulsarán de manera importante nuestra posición. Quizás ni merezca la pena el esfuerzo.

Para lo que sí nos puede ayudar comentar en otros blogs y páginas es que podremos conseguir y promocionar nuestro blog a través de ellos, sobre todo si son sitios populares. No se trata de dejar tu enlace en el comentario sin más, si sigues una web y conoces la temática, quizás puedas aportar algo a los demás usuarios, si éstos creen que tu información es relevante entrarán en tu enlace. Está mal visto colocar enlaces cuando un comentario no aporta nada, lo más probable es que el moderador de los comentarios los elimine sin pestañear. Además con esto podrás establecer relaciones con otros “bloggers”.

En cuanto al SEO, los enlaces de los comentarios reciben un valor muy bajo. Además, la mayoría de sitios tienen marcados como “Nofollow” los comentarios. Esto significa que no traspasarán “Page Rank” (PR) a los enlaces que allí se muestran. Y aquellos que son “dofollow” tendrán que ser comentarios con cierto valor para que el moderador los acabe aprobando.

Esta pequeña lista de prácticas para construir enlaces, anteriormente funcionaban, pero no eran naturales. Hoy en día no funcionan y suelen acarrear penalizaciones. Si no quieres que tu sitio acabe mal parado, sé natural en tus acciones y sigue los parámetros y políticas marcadas por el buscador, en este caso Google, de esta manera evitaremos problemas presentes y futuros en nuestra estrategia de “link building” (creación de enlaces).