5 Formas de ahorrar dinero en las reparaciones del hogar

916

Tener en propiedad una vivienda es el sueño de muchas personas, pero en pocos años, ese sueño podría convertirse en una pesadilla si nos enfrentamos a numerosas e inesperadas reparaciones. Teniendo en cuenta algunas cosas podremos reducir de manera considerable los costes de dichos imprevistos y podríamos dedicar ese dinero a otras cosas.

Hacerlo nosotros mismos

Si los desperfectos o la avería no son demasiado grandes y somos unos “manitas” podremos intentar resolver el problema nosotros mismos. Hoy en día el “do-it yourself” (hazlo tú mismo) está en auge en Internet y podremos encontrar tutoriales, manuales, vídeos, etc. que podrían ayudarnos a solucionar nuestro problema.

Pide varios presupuestos

Si no somos capaces de reparar nosotros mismos la avería o ésta es demasiado grande, tendremos que acudir a una empresa especializada para que lo solucione. En vez de quedarnos con la primera empresa que encontremos o con la que nos recomienda un amigo, lo mejor será sondear cuáles son las condiciones y precios que ofrece cada compañía. Las diferencias entre los presupuestos pueden ser muy notables.

Sólo contratar la mano de obra

En ocasiones podremos comprar las piezas o partes necesarias para solucionar los desperfectos. De esta manera solo tendremos que pagar la mano de obra. A veces las empresas inflan los precios de las piezas utilizadas por lo que tendremos que tener cuidado con esto.

Intercambio de servicios

Si tenemos un vecino que nos pueda hacer las reparaciones quizás podamos llegar a un acuerdo para intercambiar ciertos servicios con el fin de no pagar en efectivo. Por ejemplo si sabemos cómo realizar la declaración de la renta, podríamos hacérsela a cambio de la reparación si llegamos a un acuerdo.

Estar prevenido ante futuras reparaciones

Cuando compramos una casa debemos tener presente que en algún momento futuro tendremos que hacer frente a reparaciones. Lo que podemos hacer es ir ahorrando cada año un poco de dinero que destinaremos a estas posibles eventualidades. Podemos destinar cada año un 2% del precio de compra de la vivienda para cubrir en el futuro las reparaciones u obras de mantenimiento que tengamos que realizar. De esta forma podremos evitar pedir un préstamo en un futuro.

Las personas que tengan una vivienda saben perfectamente que las reparaciones son inevitables ya sean de electrodomésticos, fugas en las tuberías, humedades, etc. La mejor manera de hacerles frente económicamente es estar preparados de antemano ante los posibles desperfectos. Otro factor importante que reducirá la posibilidad de que se produzcan será llevar un mantenimiento adecuado del hogar y cuidar todo como si fuera el primer día, esto incluso nos permitirá reducir el precio de nuestro seguro del hogar.