5 Maneras de proteger tu “Mobile wallet” (monedero móvil)

919

Hoy en día perder un teléfono móvil, significa perder nuestros datos personales, datos de cuentas bancarias, de tarjetas de crédito, etc. Incluso con los últimos avances (NFC), podemos perder hasta nuestra cartera o billetera electrónica. También se conoce como “Mobile wallet”, y es el término que se suele utilizar en todas las publicidades de las operadoras y las entidades financieras.

Lo mejor de los smartphones ya no tiene nada que ver con las llamadas que puedas hacer. No es ningún secreto a voces que nuestros dispositivos evolucionan a pasos agigantados y van más allá del simple almacenamiento de números de teléfonos. Se han convertido en verdaderos ordenadores multitarea.

Al tener todo esto en nuestro teléfono podemos sentirnos incómodos, pero tomando las medidas de seguridad oportunas podremos asegurar que nuestra información no acabe en manos ajenas. A continuación te damos algunos consejos para mantener tu “Mobile Wallet” bloqueado ante cualquier extravío o robo.

Contraseñas no segregadas

La segregación de contraseñas es tan mala como tener una contraseña para todo. Con lo de segregación nos referimos a utilizar la misma contraseña para las cuentas de correo, otra contraseña diferente para todas las aplicaciones o cuentas bancarias, etc. Puede sonar incómodo, pero todas deberían tener una contraseña diferente. Asimismo no se recomienda tener en el terminal ningún documento o nota que contenga todas las contraseñas. Si un tercero con malas intenciones accede a ese archivo podrá abrir cualquier cosa de manera sencilla.

Tiempo de bloqueo de pantalla corto

La mayoría de los teléfonos todavía no pueden desbloquear a través de mecanismos de biométricos, como la identificación a través de la huella digital o a través de la retina ocular. Por lo tanto establecer un tiempo de bloqueo largo para tu móvil significa un mayor riesgo. Esto es especialmente cierto si tenemos en cuenta que muchos de los robos de este tipo de dispositivo se realizan a los pocos segundos de estar en la mano de su dueño. Un tiempo de bloqueo corto asegura que este se bloquee al poco tiempo de guardarlo.

No te conectes a redes públicas

Si utilizamos servicios de banca online o si compramos a través del móvil, tenemos que estar seguros de que estamos conectados mediante una conexión segura. Nunca compartas nada a través de una red inalámbrica pública ya que cualquier persona puede estar filtrando esa conexión y podrán obtener tus datos de una manera sencilla.

Acuérdate de cerrar sesión

Realizar copias de seguridad de nuestros archivos mediante programas como Google Drive o DropBox es conveniente si nuestro disco duro se estropea, pero cualquiera podrá acceder desde nuestro teléfono si permanecemos conectados y nos roban el teléfono. Esta es una regla incómoda, pero necesaria. Cada vez que no uses un servicio lo recomendable es que cierres sesión.

Vigila tus cuentas

Puede ser difícil realizar un seguimiento de todas nuestras cuentas pero debemos acostumbrarnos a que cada cierto tiempo debemos consultarlas para ver si hay algún movimiento extraño que nos pueda alertar. Examina tus cuentas en las redes sociales para ver si hay algún mensaje raro, consulta tu cuenta bancaria para ver si hay algún movimiento que no debería estar ahí, etc.