5 Pilares básicos para crear la web de tu PYME

971

Cada vez más pymes dan el salto a internet, ya sea solo con una web corporativa o montando su propia tienda online, pero dar el salto puedo ser complicado si no tenemos nociones ni conocimientos previos. En muchas ocasiones los empresarios no saben por dónde empezar y gastan demasiado dinero porque realmente no saben lo que necesitan y recurren a soluciones que no se ajustan a sus necesidades. A continuación os ofrecemos 5 pilares básicos sobre los que se debe cimentar la web de una pequeña empresa.

Adquirir un dominio propio

Elegir y comprar un dominio que se identifique con nuestra pequeña empresa es un paso fundamental a la hora de crear nuestro sitio web. Elegir un buen dominio es importante ya que es algo diferencial. El nombre no debe ser demasiado largo ni contener caracteres raros, el mejor dominio será aquel que se ajuste a nuestras necesidades y que sea fácil de recordar para los clientes.

Usar un diseño actual

El sitio web de nuestra pyme será nuestra imagen frente al visitante o futuro cliente. El diseño del sitio debe ser actual y debemos cuidar aspectos tan importantes como la usabilidad de la web. Debemos ofrecerle al usuario una navegación sencilla y sin grandes complicaciones para que pueda acceder a cualquier contenido con pocos clics. También es importante ofrecer un diseño que se adapte a cualquier tipo de dispositivo ya que cada vez más la gente se conecta a internet desde el móvil, tabletas, etc.

Optimización SEO

Si queremos que nos encuentren, a través de los buscadores, tendremos que cumplir las directrices que marquen los diferentes motores de búsqueda o aquel en el cual nos queramos enfocar. Por ejemplo si nuestros clientes potenciales se encuentran en zonas donde el principal motor de búsqueda sea Google, si queremos salir bien posicionados, tendremos que seguir sus reglas y adaptar o modificar nuestro sitio para éstas. De esta manera optimizaremos nuestro sitio con la finalidad de salir mejor situado en los resultados que arroja el buscador.

En este aspecto, es importante remarcar que si hacemos cosas que no estén dentro de esas directrices actuales, el día de mañana podremos sufrir penalizaciones y caer en los resultados de búsqueda, sufriendo una caída importante de visitas o clientes. Esto se debe a que estas directrices no son fijas y varían con el tiempo, por eso hay que tener cuidado con prácticas que se recomiendan por Internet y que aunque hoy funcionen y nos aporten un pequeño empujón en los resultados de búsqueda, quizás mañana nos puedan costar caro. Por lo tanto, es importante conocer las “reglas básicas” del navegador e intentar seguirlas al pie de la letra. Lo que prima es la naturalidad, cualquier cosa que se salga de ahí, el día de mañana podría ser penalizado.

Además, para complementar esto, debemos considerar la posibilidad de crear un blog que aporte contenido a nuestro sitio web.

URLs amigables

Hemos hablado de que el nombre de nuestro sitio debe ser fácil de recordar. Lo mismo pasa con las URLs internas. Éstas deben ser fácilmente reconocibles por el usuario y por lo tanto tendremos que escapar de aquellas URLs que contienen multitud de símbolos y letras que a simple vista son imposibles de recordar. Esto está recogido dentro de las directrices de las que hablábamos anteriormente y es algo que mucha gente suele olvidar. Además podremos optimizar las URL eliminando las “stop words” y empleando palabras clave.

Información adicional y formas de contacto

Es importante ofrecer al cliente una manera de contacto sencilla por eso en nuestra web podremos incorporar un formulario de contacto, enlaces hacia nuestras redes sociales, la dirección de email, un teléfono, un mapa con nuestra localización, etc.

Además podremos aprovechar e introducir microdatos o microformatos en nuestro diseño web para estandarizar cierta información, fundamentalmente la de contacto. Empleándolos, Google podrá mostrar fragmentos enriquecidos (rich snipets) en los resultados de búsqueda en los que aparezca nuestro sitio. Podremos mostrar precios, valoraciones, etc. Además de ser un complemento con el cual ofreceremos algo más que el resto de sitios de la competencia, estos pequeños fragmentos de código pueden hacer que nuestro CTR se incremente de manera considerable.