5 Propósitos de año nuevo para ahorrar dinero

989

Ya ha comenzado el 2014 y la mayoría nos proponemos cierto tipo de propósitos comunes a la mayoría de las personas. Los más citados suelen ser: ir al gimnasio, hacer dieta, dejar de fumar, etc. Pero sin duda, uno de los mejores propósitos que podemos hacer en el nuevo año pasa por poner en orden nuestras finanzas personales o conseguir un mayor ahorro de dinero. Si tienes como meta lograr estos objetivos durante el 2014, te damos unos buenos consejos para conseguirlo.

Utiliza bien el dinero extra

Cuando tenemos un golpe de suerte, nos toca un “pellizco” en la lotería, una herencia, etc. podemos utilizar ese dinero para mejorar nuestra situación financiera. Podemos dividir este dinero extra en 3 partes. Una parte podemos destinarla para pagar las deudas que tengamos, otra parte lo invertiremos y por último, podemos dejar una parte (la más pequeña) para comprar algo que necesitemos. Si seguimos esto, verás cómo tu deuda se reduce, crecen tus ahorros (inversiones) y tenemos algo para nosotros. No hay mejor manera de empezar el año.

Genera un fondo de emergencia

Ya sea para hacer frente a una reparación del coche, hacer alguna obra en tu vivienda, prevenir un despido laboral, etc. crea un fondo que nos dé cierto margen de maniobra para solventar estos imprevistos.

Para esto es necesario tener una reserva de dinero a la cual tengamos un acceso fácil y rápido. La cantidad que deberíamos tener de colchón sería el equivalente a 6 meses de salario. Por lo tanto si queremos ir creando este fondo, lo mejor es ir apartando mes a mes una cantidad fija de dinero que tendremos a nuestra disposición en caso de emergencia.

Olvídate de las tarjetas de crédito

Siempre estamos dispuestos a comprar y tirar del crédito fácil que las tarjetas nos permiten. No nos damos cuenta de las consecuencias que acarrean y cuando tengamos que hacer frente a la deuda puede que no podamos pagarla. Este es el problema que tiene mucha gente, vive del crédito y no se da cuenta de que luego tiene que pagarlo.

Los intereses de las tarjetas de crédito son elevadísimos, pueden llegar al 24% anual. Es decir, 1 de 4 euros serían intereses.

Si cortamos y eliminamos nuestras tarjetas evitaremos las compras compulsivas y la tentación de recurrir al crédito. En vez de usar la tarjeta de crédito, podemos utilizar una de débito o utilizar dinero en efectivo directamente.

Invierte en ti mismo

Esta es una de las cuestiones que la gente pasa por alto. No planifican su bienestar futuro y lo cierto, es que cuanto antes se planifique mejor estaremos. Por ejemplo, podemos empezar a planificar nuestra jubilación dedicando una pequeña parte de nuestro salario cada mes.

No hace falta dedicar grandes cantidades de dinero. Si somos jóvenes, una pequeña cantidad que dediquemos a día de hoy a nuestro plan de pensiones, se puede convertir en un gran colchón de dinero en el futuro que nos permitirá pasar una jubilación más tranquila.

Quita de tu salario una cantidad fija cada mes e invierte ese dinero en tu futuro, el día de mañana lo agradecerás.

Cíñete a un presupuesto

Este sin duda es el primer paso a dar y es el pilar fundamental sobre el que deberían girar nuestras finanzas personales.

Crear un presupuesto familiar nos permite controlar todos los ingresos y gastos que tengamos, nos permitirá hacer un análisis y nos ayudará en la toma de decisiones.

Para elaborar un presupuesto te damos los siguientes consejos:

  1. No lo hagas del tirón, es decir, tómate tu tiempo antes de elaborarlo completamente. Analiza tus ingresos y tus gastos de manera minuciosa y luego ponte a hacerlo.
  2. Haz una lista con todos tus gastos, asegúrate que no dejas nada de lado.
  3. Haz una lista con todos los ingresos, los fijos.
  4. Suma por un lado los ingresos y por otro los gastos. Luego réstalos.
  5. Evalúa qué gastos son prescindibles, una vez los tengas detectados, quítalos de la lista de gastos y vuelve a sumar la columna. Vuelve a restarlo a los ingresos.

Si el resultado es negativo, entonces los gastos serán mayores a los ingresos y tendremos que tomar medidas de ajuste. O bien incrementar los ingresos o bien ajustarse más el cinturón para reducir los gastos.