6 Consejos para reducir el impacto de la crisis en una pyme

979

La crisis parece que ya forma parte desde hace tiempo de nuestro día a día y parece que su fin se ve bastante lejano. Si tenemos una pequeña empresa o estamos pensando en montar una, te damos 6 consejos para que el impacto de la crisis en nuestra Pyme sea el menor posible.

Trabajar a largo plazo

Pensar en el largo plazo es una de las mejores maneras de evitar la crisis en nuestra empresa. Podemos hacer planes de negocio de aquí a 1, 3 o 5 años. Seguramente muchos de los objetivos que fijemos en ese plan no los consigamos debido a que el mundo cambia cada vez más deprisa, pero por lo menos tendremos una línea orientadora y eso a veces es determinante para garantizar la salud de nuestro negocio.

Los proyectos a corto plazo muchas veces no saben responder concretamente a las cuestiones que plantea el mercado. Por lo tanto saber hacia dónde va encaminado nuestro negocio, puede ser una manera de mantenerlo vivo.

Estar atentos al mercado

Si los grandes economistas supieran predecir las crisis, ciertamente tendrían evitado muchas quiebras. En estos períodos es casi imposible imaginar lo que sucederá, sin embargo, podemos estar atentos a algunas señales que nos proporcione el mercado. Ver que las ventas disminuyen o que algunas materias primas se están volviendo demasiado caras, pueden ser presagios de que una crisis se acerca. Cuando nos demos cuenta de esto, debemos tomar medidas y debemos ser precavidos.

Tener reservas

Al igual que en nuestras finanzas personales, nuestro control financiero no debe andar constantemente al límite. En todas las pymes (pequeñas y medianas empresas) debe existir un ahorro que permita aguantar durante algunos meses un descenso del nivel de ventas. Podemos empezar ahorrando como mínimo el 10% de nuestros ingresos. Debemos tener claro que solo podremos acudir a estos ahorros en casos excepcionales.

Innovar o morir

Las crisis hacen que solo sobrevivan las empresas más dinámicas e innovadoras. Así que solo hay una palabra que pueda salvar nuestra empresa: la innovación. Cuando tratamos de innovar constantemente aquello que hacemos, lo que estamos haciendo realmente es proteger a nuestro negocio de la competencia. Es importante estar a la vanguardia para no vernos sorprendidos por la crisis.

Explorar varios mercados

Otra manera de asegurarnos de que el efecto de la crisis será menor para nuestra pyme es abriendo nuestra pequeña empresa a nuevos mercados. Lo que estamos haciendo básicamente es diversificar el riesgo. Mientras nuestro mercado está en crisis, puede haber otros que estén en auge y viceversa. Hoy en día con las nuevas tecnologías una pyme puede colocar en otros mercados sus productos de manera relativamente sencilla.

Crecer solo si es necesario

A todas las empresas le gusta aumentar sus instalaciones y mejorarlas, tener lo último en maquinaria, etc. Esto puede llegar a ser un error si no está refrendado por la demanda de nuestro negocio. Tenemos que tener en cuenta que estas mejoras también incrementarán nuestros costes y si nuestros ingresos no han aumentado, estaremos en una situación compleja. El tamaño de nuestra pyme debe estar acorde con el tamaño de demanda que tengamos.