6 Errores que están lastrando tus ventas online

908

¿Tu web es efectiva?¿Estás consiguiendo todo el tráfico que esperabas o deberías?¿Están visitando tu página clientes nuevos cada día?¿Tus ventas online no levantan cabeza?

Millones de personas buscan cada día a través de internet productos y servicios para comprar o contratar.

Seguramente, en este mismo momento, haya gente tratando de comprar los productos que vendes en tu sitio. El problema, es que si estos potenciales clientes no te encuentran, irán a adquirirlo a la competencia.

Normalmente, la gente acude a buscadores como Google, Bing o Yahoo. Allí introducen una palabra clave o frase que describe el producto o servicio que quieren. Estas palabras clave podrían ser el nombre de una marca, un modelo de producto o un servicio que necesitan. Estas consultas también pueden incluir características específicas o una ubicación geográfica.

Los primeros sitios web que aparecen en la página de resultados de búsqueda, son por lo general, los que reciben la mayor cantidad de tráfico. Son en los que entrarán los usuarios para consultar información y/o comprar el producto o servicio.

Si tu sitio web no aparece en la primera página de resultados, las posibilidades de que los usuarios acaben en tu página y mejoren tus ventas online se reducen de manera drástica.

Así que ¿cómo hacer que tu empresa aparezca en los primeros resultados de búsqueda?

Hay muchos factores que juegan un papel fundamental a la hora de posicionar un sitio web. Entre algunos de ellos podemos encontrarnos con la antigüedad del dominio, los enlaces entrantes, el contenido, la optimización interna, las acciones sociales, etc.

La importancia o el peso que tienen estos factores varían constantemente. Si tu sitio ha estado funcionando durante varios meses y sigue sin atraer clientes potenciales, contacto o ventas, entonces el problema puede ser que estás cometiendo errores en tu estrategia marketing online que están lastrando tus ventas.

A continuación te presentamos los más comunes y fáciles de corregir.

Pensar que tus clientes potenciales no usan internet

Por raro que parezca, muchas empresas pequeñas no dan el salto a internet porque piensan que no tienen hueco en la red.

A menudo solemos ver a propietarios de pequeñas empresas quejarse de que cada vez les es más complicado encontrar clientes. Si le preguntas si están explotando las ventas online, suelen contestar que tienen una web con su teléfono, pero que no hacen nada con ella.

Este es el típico error que suelen cometer las pymes. Tienen una web corporativa sin apenas contenido y que, generalmente, está anticuada.

Una página de este tipo, lo más probable es que no aparezca entre los primeros resultados de búsqueda para una consulta que conlleve una acción de compra. Seguramente, la competencia, se esté llevando parte de tus clientes potenciales. Ellos invertirán en publicidad online, en crear contenido optimizado para los buscadores y en mejorar su visibilidad e imagen de marca a través de las redes sociales. etc.

Baja visibilidad del sitio web

Nadie quiere que sus clientes no encuentren la página web de su empresa a través de internet. Pero esto, por desgracia, es lo que muchas empresas hacen, porque las personas que las llevan o bien no entienden cómo funciona el posicionamiento en buscadores, o están más preocupados por los efectos visuales que hay en la web que en conseguir que los clientes puedan encontrar el sitio de una manera sencilla.

Los motores de búsqueda están hambrientos de contenido fresco y de calidad. Ellos no pueden leer imágenes, vídeos o flash de manera correcta. El texto de las páginas web es lo que le dirá a los buscadores de qué va tu web, es decir, la temática de ésta. En función de esto, los motores de búsqueda ofrecen los resultados que mejor se adaptan a una consulta.

Si los rastreadores de los motores de búsqueda no pueden encontrar ningún texto en las páginas principales de tu web, o encuentra muy poco texto, tu sitio no va a conseguir salir en las primeras posiciones cuando alguien busque lo que está vendiendo su empresa. En definitiva, tus ventas online no despegarán.

Algunos de los errores típicos son los siguientes:

  1. Tener una página estática que solo incluye un logo de la empresa y una enorme foto que muestra la nave o fachada de la empresa, y muy poco más.
  2. Una página de inicio que incluye un video, un enlace para suscribirse a una newsletter y prácticamente nada más, el nombre de la empresa y un eslogan corporativo.
  3. Páginas de inicio llenos de flash. Como hemos dicho, a los motores de búsqueda les cuesta interpretar este tipo de contenido y por lo tanto no podrán saber de qué trata la web.
  4. Llenar la página con fotos en lugar de texto. En un folleto publicitario este tipo de práctica pueda ser una buena opción, pero cuando se trata de una página web no debemos caer en este tipo de error. Puedes combinar texto e imágenes (sería lo más normal), pero dale prioridad al contenido en formato texto.
  5. Si la página web de tu pequeña empresa encaja en alguno de los ejemplos que hemos citado anteriormente, deberías plantearte un cambio profundo en su estructura, lo más probable es que estés perdiendo una muy buena oportunidad de incrementar tus ventas.

Utilización errónea de las palabras clave

Las palabras clave son los términos que utilizan los usuarios para realizar una consulta a través de los motores de búsqueda.

Para que tu sitio salga en los resultados de búsqueda para una consulta concreta, deberás tener contenido afín a la palabra clave que ha introducido el potencial cliente. Lo recomendable es incluir la palabra clave exacta dentro del contenido.

Para maximizar las posibilidades de que tu empresa sea listada en los primeros resultados de búsqueda, asegúrate de que tu página incluye las palabras clave correctas que estén asociadas a tu producto o servicio. Las palabras clave deben aparecer en los sitios relevantes de una web, como son el título, las meta etiquetas y el cuerpo del texto. Para ver qué términos clave son más utilizados por los usuarios podemos utilizar una herramienta que ofrece Google y que se llama Keyword Adplanner.

Usar las redes sociales en sustitución de tu propia web

Las redes sociales están en auge. A casi todas las personas que le preguntes te dirán que debes estar presente en las plataformas sociales, y realmente, es una buena idea.

Pero tú no debes utilizar las redes sociales como algo que sustituya a tu web. Las razones son numerosas, pero la principal es que tú no eres el dueño de dichas plataformas. Tu tarea en las redes sociales debe ser canalizar y guiar a tus seguidores y clientes desde las redes sociales hacia tu web.

Para esto podrás utilizar ofertas, concursos, promociones, etc.

Dificultad a la hora de realizar un pedido

Puedes pensar que la mayoría de webs hacen sencillo todo el proceso de compra por el que tiene que pasar un usuario a la hora de adquirir un producto. La realidad pone de manifiesto que esto no siempre es así.

Botones del tipo “comprar ahora” o “ir a tu pedido” a veces son complicados de encontrar y esto puede hacer que tus ventas online caigan en el último paso del proceso.

A menudo se le pide al cliente que se registre antes de poner un producto en su carrito de la compra, esto hace que algunas veces, el proceso de compra se vuelva largo y confuso.

Incluso en ocasiones, algunas empresas no proporcionan números de teléfono que los clientes puedan utilizar para realizar la compra directamente en lugar de tener que hacerlo vía web. Por ejemplo, imagínate que no funciona bien el proceso de compra, si aparece un número de teléfono para realizar la compra, quizás el usuario llame para realizar la compra por esa vía. Si el número no aparece, difícilmente el usuario podrá adquirir el producto o servicio.

Si no cuidas estos detalles, las tasas de abandono durante el proceso de compra serán altas y las tasas de conversión bajas.

Simplifica y testea el proceso de compra con cierta frecuencia para ver que todo está bien y ofrece números de teléfono alternativos por si los usuarios tienen problemas.

No sacarles partido a los usuarios que visitan tu web

Las tasas de conversión varían según el sitio web o producto, pero en promedio, solo el 2% de los visitantes que llegan a un sitio web acaban realizando una compra. En otras palabras, el 98% de los visitantes no compran en su primera visita.

Muchos de estos usuarios quizás estén interesados en guardar la página o suscribirse a una newsletter, otros quizás no vuelvan nunca.

Afortunadamente puedes tratar de conseguir el correo electrónico de los usuarios que te visitan si les ofreces una razón de peso para que te la den.

¿Qué tipo de incentivo? Hay muchos que te pueden servir. Puedes ofrecer un boletín informativo gratuito, o un servicio de suscripción para recibir ofertas especiales, ofrecer contenido adicional gratuito, ofrecer cursos, etc.

Al mandar este tipo de contenido tendrás más posibilidades de que alguno de esos usuarios vuelva a tu web y compre el producto y/o servicio ofertado.