6 errores habituales cuando compramos acciones

987

Antes de nada hay que tener en cuenta que ninguna inversión es segura 100% y que las cosas pueden salirnos mal o al menos no como pensábamos al principio. Si no queremos arriesgarnos demasiado a perder nuestro dinero a la hora de invertir en bolsa, deberíamos minimizar todo el riesgo asociado a la hora de comprar acciones. Partiendo de esas premisas, aquí os ofrecemos 6 errores comunes a evitar que se suelen cometer cuando empezamos a comprar acciones:

  • Muchas veces nos centramos más en los dividendos que podremos obtener que en los riesgos asociados a la inversión que realicemos. Por eso debemos tener la tranquilidad suficiente para pensar porqué son tan elevadas las ganancias que se ofrecen.
  • Elegir mal los plazos de la inversión en la compra de acciones suele ser un problema bastante común. Debemos tener claro si queremos invertir a corto o largo plazo. Para las inversiones a corto (para todo tipo de inversión, pero más si son a corto) debemos tener un conocimiento mayor o acudir a un profesional financiero para que nos asesore, ya que los riesgos son más elevados.
  • Sobrevalorar la rentabilidad que esperamos obtener por nuestras acciones. A veces nos dejamos llevar por la “intuición” o por lo que dicen diferentes medios, y los creemos fielmente. Esto puede traernos más de un disgusto al realizar nuestras inversiones.
  • Tener poca paciencia suele ser una característica común en la gente que empieza en el mundo bursátil, comprar y vender acciones en el momento preciso, no es sencillo, pero no debemos dejarnos llevar por falsas señales.
  • Ser subjetivo en la elección de las acciones que compremos. Es decir, dejarnos llevar por datos que no tienen que ver con el mercado de acciones, como puedan ser compañías, o marcas que nos son afines. Esto también suele pasa en personas que empiezan a invertir.
  • No consultar a un experto o varios. Mucha gente que piensa comprar acciones no solicita los servicios de un asesor financiero que le ayude, lo hacen por su cuenta y luego se acaban llevando las manos a la cabeza por haber perdido lo invertido. Desde aquí creemos que consultar con alguien que esté especializado en la compra-venta de acciones debe ser el primer paso para minimizar los riesgos, es más, para estar más seguros, deberíamos consultar 2 o 3 asesores antes de invertir nuestro dinero, y más, si son cantidades importantes.