6 Maneras inteligentes de ahorrar en tu seguro de coche

927

Ya quedan pocos meses para la llegada del invierno donde las posibilidades de tener un accidente con nuestro vehículo se incrementan debido a condiciones climáticas desfavorables (hielo, lluvia, nieve, etc.) que podrán afectar gravemente al precio de nuestro seguro de automóvil.

Si nos preparamos con tiempo para cualquier imprevisto que nos pueda surgir este invierno, no sólo reduciremos el riesgo de que se produzca una colisión sino que también estaremos salvaguardándonos de subidas en los precios del seguro, e incluso si no tenemos ningún percance podremos negociar una bajada en su precio y conseguir un mayor ahorro de dinero.

Para tratar de conseguir esto os daremos algunos consejos:

Aparca en el garaje

La mejor opción para evitar riesgos es que nuestro coche “duerma” en el garaje en lugar de en la calle. De esta manera estaremos reduciendo las posibilidades de accidente y del robo del automóvil. Muchas compañías aseguradoras ofrecen un mejor precio si tenemos garaje propio.

Uso del neumático adecuado

Un gran problema al que se enfrentan los conductores en invierno es el que concierne a los neumáticos. Las malas condiciones climáticas hacen que la conducción sea más complicada en ocasiones (hielo, nieve, etc.). Aunque muchos conductores lo consideran una pérdida de dinero, realmente son una inversión, ya que nos garantiza una mayor seguridad al volante. Si invertimos en neumáticos específicos para el invierno, es posible que nuestra compañía aseguradora nos conceda algún descuento.

Bajo kilometraje

Muchas compañías de seguros ofrecen importantes descuentos para aquellos conductores que realizan menos kilómetros que el usuario medio. Por lo tanto, si cogemos poco el coche y no le hacemos demasiados kilómetros podremos preguntar en nuestra aseguradora si disponen de algún tipo de rebaja.

Tener dispositivos antirrobo

Lo mejor es comprar un vehículo con algún sistema o dispositivo antirrobo. Si nuestro coche no dispone de ninguno, tendremos que instalarlo. Por ejemplo podemos incorporar un sistema de bloqueo de volante, un sistema de bloqueo de frenos o un sistema de alarma. Si sucede cualquier cosa inusual, las posibilidades de robo se reducen drásticamente. Con estos sistemas podremos beneficiarnos de mejoras en los precios de nuestro seguro.

Realiza cursillos de conducción

Esta es una forma de mejorar nuestra conducción en condiciones tan extremas como las que se nos puedan plantear durante el invierno. Lo que hay que tener clara es que los precios de los seguros están muy relacionados con las cifras de accidentes. Por ejemplo si tenemos algún percance, lo más probable es que se nos incremente el precio del seguro, por el contrario, si tenemos pericia y la precaución suficiente como para no tener ninguno durante un período relativamente largo de tiempo, podremos negociar con la compañía una rebaja en la cuota del seguro.

Instalar una mini cámara en el salpicadero

Una mini cámara en el salpicadero nos ayudará a evitar que paguemos una mayor cuota si un accidente no ha sido culpa nuestra. Este aparato nos servirá como prueba para evidenciar que no hemos sido los culpables y por tanto no se debería reflejar una subida en nuestra cuota en un futuro.