6 Realidades sobre el marketing de contenidos

6 Realidades sobre el marketing de contenidos

1576

El término marketing de contenidos es algo que ha cobrado fuerza en los últimos tiempos. Todo el mundo habla sobre él. Solo hace falta echar un vistazo al término en la herramienta de Google Trends para percatarse de esta realidad. Es evidente que algo está pasando, pero, ¿realmente entendemos qué es y cómo funciona?

Google trends marketing de contenidos
Gráfico Google Trends

A medida que se avanza en el mundo del marketing de contenidos, siempre es bueno dar un paso atrás y ver si vamos en la dirección correcta. Si estamos pensando en dar el salto o si queremos implementar este tipo de estrategias en la web de un negocio, este post te ayudará a pensar en la estrategia a seguir.

Si ya estamos poniendo en práctica pequeños elementos englobados dentro del marketing de contenidos, esto podría servimos para revisar lo que estamos haciendo y mejorarlo si fuera necesario.

A continuación te presentamos 6 realidades sobre el marketing de contenidos.

Es más que crear un blog

Mientras que la confección de un blog suele ser la parte del marketing de contenidos que más se emplea, no es la totalidad de éste. También se incluyen dentro, los medios sociales, así como la creación de e-books, documentos técnicos, estudios y cualquier otro tipo de contenido relacionado.

No son solo palabras

La mayor parte del marketing de contenidos pasa por la escritura, pero cosas como podcasts, vídeos, infografías, imágenes, etc. también forman parte de él. Así que no es necesario ser un buen escritor con el fin de crear algún tipo de contenido.

No es algo aislado

El marketing de contenidos se compone de piezas individuales más pequeñas. Cada una de estas partes puede utilizarse por sí solas y pueden darnos buenos resultados, pero si las juntamos y llevamos a cabo una buena implementación, el resultado puede ser espectacular.

No es aleatorio

El marketing de contenidos requiere compromiso. No es algo aleatorio o algo que requiera de suerte para funcionar. Este tipo de estrategias requieren de trabajo y planificación, tenemos que crear contenido interesante para nuestra audiencia y mantener un ritmo de publicación acorde a lo que la gente espera de nosotros.

Debe tener una finalidad

No se escribe o se crea cualquier tipo de contenido por que el resto (la competencia) lo haga también. Hazlo para informar o comunicarte con tus clientes o usuarios. Hazlo para dirigir el tráfico web a tu sitio. Hazlo para mejorar y consolidar tus ventas. De hecho, es posible que lo queramos hacer por conseguir una combinación de los objetivos anteriores, pero hagas lo que hagas, debemos tener unas metas y una estrategia a seguir. Además, éstas deben ser medibles.

Seguramente ya lo estás haciendo

Incluso si no tienes un blog o un e-book, seguramente estés llevando a cabo alguna forma de marketing de contenidos. Publicar en Twitter o en Facebook es un ejemplo de ello. Estas pueden ser las bases para construir una estrategia de marketing de contenidos más robusta. Incluso actividades offline pueden incluirse como parte de estas estrategias, por ejemplo, repartir folletos, tarjetas de visita, etc.