7 Consejos para ahorrar dinero en tus vacaciones de verano

1046

A mucha gente le gustaría viajar en sus vacaciones de verano, pero al final no lo hacen porque piensan que es un lujo que no pueden permitirse.

La realidad es que no importa a qué destino queremos ir ya que hay un montón de maneras para reducir los costes de nuestras vacaciones de verano de manera significativa.

Si este verano no te vas de vacaciones, es el momento perfecto para empezar a planificar y presupuestar las vacaciones del año que viene. De esta manera podrás repartir de mejor manera la cantidad que debes ahorrar mes a mes para preparar las vacaciones del año que viene.

Además, la creación de una estrategia de ahorro te permitirá buscar con menos estrés tu próximo destino.

Si empiezas a planificar tus vacaciones de verano del año que viene ahora, lo mejor no es cerrarlas de inmediato. Lo que debes hacer es buscar hoteles que tengan descuentos por reservar anticipadamente, cupones descuentos, etc. y hacer un seguimiento con el paso de los meses para elegir el mejor momento para cerrar tus vacaciones. Tampoco debes esperar al último momento.

Otra cosa que debemos tener en cuenta es que unas vacaciones baratas no significa que sean unas malas vacaciones. En esta entrada te vamos a dar algunos consejos para ahorrar dinero en tus vacaciones veraniegas.

Investigar acerca de tu destino

Antes de salir, lo recomendable para ahorrar dinero es hacer una lista con los sitios que quieres visitar o con los lugares más turísticos de tu destino.

Utiliza internet para encontrar atracciones, visitas o museos gratuitos a los que acudir. Cada ciudad que visitamos suele tener visitas guiadas gratuitas, investiga y encuéntralas.

Presupuesto

Cuando viajas al exterior, generalmente vas a saber cuánto tiempo vas a permanecer en tu destino. No debes coger tu presupuesto de tu vida diaria y seguir aplicándolo mientras estás de vacaciones.

Lo que tienes que hacer es confeccionar un presupuesto específicamente para tus días de descanso. No te olvides de incluir ningún gasto. Por ejemplo, las comisiones de los billetes de avión, el wi-fi del hotel si no es gratuito, el parking, etc. suelen ser gastos que muchas veces pasamos por alto.

Lleva una guía de viajes

Una guía de viajes vale su peso en oro. Tendrás que pagar unos 20-30 euros por ella, pero son una buena herramienta para planificar tus viajes, y al final, ahorrar dinero.

Las guías de viaje van a contener toda la información sobre las atracciones turísticas, costumbres locales y lugares baratos donde podremos comer y dormir.

Además te aconsejan sobre cuáles son los mejores días para visitar los museos o sobre sitios de interés en los que podrás encontrar eventos gratuitos.

Haz las maletas de manera inteligente

Lleva en tu maleta artículos que cumplan una doble función. No lleves cosas que puedas comprar en tu destino, como pueda ser el champú.

Deja espacio en la maleta para traer de vuelta las compras que realices o los regalos que compres para tu familia y/o amigos.

No te olvides de elementos que te permitan descansar mejor como puedan ser los tapones para los oídos, el antifaz, etc. Haz una lista con todos los artículos que te van a ayudar a llevar mejor las horas de viaje como tu MP3, un libro, unos zapatos cómodos, etc.

Con estos elementos esenciales, podrías ser feliz casi en cualquier lugar, incluso en un aeropuerto en el que tienes que pasar varias horas para coger tu vuelo.

Administra tu dinero

Tienes que tener muy en cuenta cómo vas a usar tu dinero. Por ejemplo, si pagas con tarjeta en el extranjero, quizás tengas que asumir ciertas comisiones o recargos.

Valora si es mejor pagar en efectivo, llevar una tarjeta de crédito o un de débito para hacer tus pagos.

Alojamiento barato

Para conseguir alojamiento barato tendremos que investigar qué opciones tenemos en el lugar de destino.

Una buena forma de ahorrar a la hora de conseguir habitaciones de hotel a un buen precio es eligiendo hoteles que no estén totalmente céntricos pero que sí estén bien comunicados. Es aquí donde tendremos que valorar la distancia entre las cosas que queremos visitar y el hotel. Quizás el hotel sea más barato pero el coste del desplazamiento sea caro.

También fíjate en todos los extras del hotel y asegúrate de qué servicios están incluidos en el precio y cuáles no.

Comer barato

Si viajas con la familia, quizás la opción más barata, pase por alquilar un apartamento con cocina. De esta manera podrás ahorrar una gran cantidad de dinero en alimentación.

Si tienes un supermercado cercano puedes acudir a él para preparar la comida y no tendrás que acudir a comer a los restaurantes locales.

Otra cosa que puedes consultar es si hay cupones descuento en restaurantes de la zona con los cuales puedas conseguir unos descuentos considerables u ofertas del tipo 2×1.