7 Formas de mantener a tus clientes contentos

1049

Al igual que cualquier persona, tus clientes esperan ser tratados de buenas maneras, es decir, con respeto y consideración. De hecho, todo el mundo conoce la famosa frase que dice “el cliente siempre tiene la razón”.

Y es que desde nuestra empresa:

1. Siempre tenemos que estar atentos a las necesidades de nuestros clientes

2. Debemos ofrecerle las mejores soluciones a sus problemas.

Para ayudarte a conseguir estos objetivos te vamos a dar una serie de consejos que te ayudarán a mejorar las relaciones con tus clientes.

No prometas demasiado pero tampoco te quedes corto

Uno siempre quiere que sus clientes sientan que han pagado por algo que realmente merece la pena. Si superas sus expectativas iniciales las posibilidades de que se sientan así son altas. Incluso puedes tratar de ir más lejos y darles un valor añadido a lo que ofrece la competencia o algo más de lo que en un inicio se les había dicho.

De esta manera tus clientes se sentirán entusiasmados y devolverán el buen trato recibido en forma de recomendaciones a otros potenciales clientes.

Ceñirse a los plazos

Todo en el mundo funciona con plazos, y no respetarlos es algo poco profesional. Si no los respetamos, perderemos clientes, sobre todo cuando éstos confían en que nosotros cumpliremos con nuestras obligaciones.

Si tenemos contratiempos de manera continuada podremos estar perdiendo dinero. Para evitarlo tendremos que ver qué es lo que está fallando en nuestra empresa o revisar los plazos que tenemos establecidos y ajustarlos a la realidad.

Informar al cliente regularmente

A los clientes les gusta recibir información sobre cómo se encuentra su pedido, información sobre ventajas, ofertas y promociones, etc.

Incluso si tienes un problema y no puedes cumplir con los plazos establecidos, lo normal debería ser avisar al cliente informándole de los problemas.

Si el cliente no se siente a gusto, lo más probable es que acabe yéndose a la competencia. Trata de hacer que el cliente sienta que lo valoras y que le ofreces la mejor información posible.

Comunícate con el cliente por el canal que elijan

Algunas empresas prefieren atender al cliente por correo electrónico, otros prefieren la atención telefónica, otros prefieren reunirse en persona, etc.

La primera vez que atiendas a cliente pregúntale por qué canal prefieren comunicarse con la empresa, y cíñete a su elección. De esta manera podrás hacer la vida más fácil a tus clientes.

Por ejemplo si tus clientes están trabajando, lo más probable es que no puedan atender una llamada telefónica en horario laboral pero quizás, sí puedan leer un correo electrónico.

Haz preguntas y escucha a tus clientes

La primera vez que conozcas a un cliente hazle preguntas para conocer sus expectativas. Después escucha sus respuestas.

Cuanta más información tengamos sobre nuestros clientes, mejor podremos atenderles, ofreciéndoles un trato y un servicio mucho más personalizado. Además, los comprenderlos mejor y habrá más empatía entre las dos partes.

Realiza promociones y descuentos

Si observas que tus clientes empiezan a dudar sobre tu servicio, considera la opción de ofrecerle una promoción o descuento.

Ambas partes se beneficiarán. Tu cliente se sentirá valorado y tú mantendrás ese cliente. Los programas de fidelización de clientes también son una gran manera de fomentar y hacer que tus clientes vuelvan a comprar o contratar tus servicios y/o productos.

Enviar encuestas cortas

Cuando se usan con cautela, las encuestas cortas pueden ser una herramienta eficaz para realizar un seguimiento de nuestro negocio. Estos cuestionarios cortos te ayudan a reunir información precisa diseñada para mejorar tus ofertas.

El feedback con tus clientes es fundamental y saber qué es lo que piensan y cómo valoran tu negocio es algo fundamental. Solicitar este tipo de información hará que ellos se sientan partícipes en la evolución de la empresa.

Nunca debes olvidar que las relaciones empresa-cliente requieren de comunicación, comprensión y paciencia con el fin de obtener resultados positivos para las dos partes.