8 Maneras de tener a tus empleados felices

985

Todas las empresas pueden estar sometidas a situaciones de estrés, tanto para los trabajadores como para el empresario. Estos momentos se acentúan sobre todo cuando la empresa empieza a andar y no se van cumpliendo los objetivos que se habían marcado en un principio.

Asegurarte de que el ambiente laboral es cómodo te permitirá afrontar de mejor manera estas situaciones, que no son nada beneficiosas para tu negocio, tanto en términos de productividad como en las relaciones personales entre el equipo.

A continuación te damos algunos consejos para hacer que el ambiente que se respira en tu empresa sea el mejor para ambas partes, empresario y trabajadores.

Fomenta un trato igualitario

Aunque es importante que los empleados sepan “quién es el jefe”, también es fundamental que éstos entiendan que son tan importantes como las personas que se sientan a su lado.

Fomentar un ambiente de igualdad en el trabajo permitirá que las personas que trabajan para dicha empresa puedan expresarse libremente y sentirse cómodas. En este aspecto, es importante tener en cuenta las opiniones de todos por igual.

Escucha a tus empleados

Si cuidas a tus empleados, ellos harán crecer tu negocio. Reúnete con ellos con cierta periodicidad y pregúntales qué es lo que les gusta hacer y qué es lo que no les gusta.

Trata de potenciar aquellas tareas que les gustan más y pregúntales si pueden ir un paso más allá. Para las tareas que menos les guste hacer, trata de hablar con ellos para llegar a algún tipo de acuerdo (por ejemplo puedes proponer incentivos por objetivos).

De esta manera maximizarás la productividad de tu negocio y tus empleados se sentirán escuchados por la empresa.

Sé un ejemplo para tu equipo

Una de las cosas más importantes que debe hacer un buen empresario es predicar con el ejemplo.

Nadie se va a involucrar demasiado si ve que su jefe tiene “alergia al trabajo”.

Lo mejor que puedes hacer para apoyar a tus trabajadores es hacerles ver que trabajas tan duro como ellos, o incluso más. De este modo, los motivarás y ellos te motivarán a ti para dar todavía más, y juntos podréis superar los objetivos fijados.

Estar disponible

Muchos empresarios se aíslan en sus despachos y están alejados del ambiente de trabajo de su empresa. No sabe lo que hacen sus trabajadores y nunca está disponible para ellos.

Esto es un gran error. Un empresario hoy en día debe estar al lado de sus empleados para conocer de primera mano cómo funciona su empresa, debe ser accesible y humano.

Involúcrate y escucha a tus empleados ya que en muchas ocasiones son los que mejor conocen cómo pueden mejorar un producto o servicio.

Comparte momentos con tus trabajadores

Cada cierto tiempo es beneficioso salir del ambiente laboral y llevar a cabo una tarea de descompresión con tus trabajadores.

Puedes reunirte una vez a la semana. Después del trabajo puedes quedar a cenar con ellos para compartir impresiones, reflexionar, etc. en un ambiente distendido.

Preocúpate por tus empleados

Cada vez vivimos en un mundo más estresante. Trata de que el trabajo no incremente esta sensación a tus trabajadores.

Apóyalos, preocúpate por su situación e intenta darle solución a sus problemas o inquietudes(dentro de tus posibilidades). De esta forma podrás mejorar el ambiente laboral y mantener a tus empleados felices.

Si consigues esto harás que ellos den más de sí y se impliquen mucho más con la empresa.

Realizar revisiones periódicas

Puedes llevar a cabo revisiones periódicas para conocer la actividad que están llevando a cabo tus empleados. Por ejemplo cada 3 o 6 meses podrías reunirte con tus trabajadores para reflexionar sobre lo que están haciendo, si están contentos con la labor que realizan y hablar sobre cómo se podría mejorar su tarea.

Algunas de las mejores ideas para implementar dentro de la empresa pueden surgir de estas reuniones.

Comunicación en ambas direcciones

Es importante hacer que tus empleados se sientan cómodos y es por ello que se debería mantener una comunicación periódica y continuada entre ambas partes.

De esta manera los trabajadores podrán hacerte saber cuándo se sienten sobrecargados de trabajo y cuando esto suceda podrás priorizar las tareas y ajustar los plazos.