Cómo administrar el presupuesto familiar

1204

Para no pasar apuros a fin de mesel presupuesto familiar debe ajustarse correctamente a sus necesidades, y hay una barrera que no se debería de sobrepasar: que los gastos no sean mayores a los ingresos. Para eso deberemos administrar correctamente nuestro presupuesto familiar. Sin embargo, esta meta suele ser difícil de lograr para un gran número de familias que al final del mes viven la tragedia que supone ver los odiados números rojos en su cuenta corriente. Estas familias, y otras que llegan muy malamente al día 30, deben fijar o establecer como objetivo prioritario comenzar bien la administración de sus gastos mensuales. Lo primero será mentalizarse y confeccionar  un presupuesto que permita alcanzar los últimos días del mes con mayor un saldo positivo.

Pasos para administrar el presupuesto familiar

¿Como intentaremos realizar esto? De una forma sencilla, pero a la vez complicada, ya que requiere esfuerzo, dedicación, cambio de mentalidad y a la vez poseer  una capacidad de organización importante.

  • El primer aspecto a tener en cuenta para administrar nuestro presupuesto familiar es asegurarte cuáles van a ser tus ingresos mensuales en tu cuenta corriente. Luego, tendremos que poner ojo en todos los gastos fijos en los que incurrimos, de luz, gas, agua, teléfono, colegios, etc… También podremos anotar una determinada cantidad para posibles imprevistos o establecer un porcentaje de los ingresos mensuales en cuenta .
  • Seguiremos, calculando los pagos que debemos realizar con carácter anual. Serían de este tipo, por ejemplo, de los seguros de vida, de hogar, del coche, los impuestos, etc…. Una vez hecho esto, se apartará una parte de los ingresos mensuales para afrontar estos gastos. Una buena estrategia para aplicar en este ámbito consiste en hacer frente a estas obligaciones anuales con las denominadas “pagas extras”.
  • Uno de los hechos que más pueden desequilibrar un presupuesto es una declaración de la renta positiva. Aquí es importante ser previsores ya que, mes a mes, ha de establecerse una cantidad para plantar cara a tal circunstancia y no encontrarse con una situación de endeudamiento para afrontar el pago de Hacienda.
  • Tras haber seguido todos los pasos anteriores, el dinero sobrante se usará para hacer frente a los gastos variables que tengamos como; comida, ropa, ocio y demás, sin perjuicio de reservar, en la medida de lo posible, una pequeña cantidad destinada al ahorro familiar.