6 Formas de ahorrar dinero en festivales este verano

917

El calendario de verano está plagado de numerosos festivales de música donde los asistentes tienen la oportunidad de escuchar las actuaciones en directo de docenas de grandes grupos en tan solo unos días.

Por desgracia, asistir a conciertos y festivales puede ser caro para nuestros bolsillos. Un festival de tres o cuatro días de duración puede acabar rápidamente con el presupuesto que teníamos destinado para cubrir toda la época estival.

Si nos tomamos las cosas con calma, podemos llegar a ahorrar bastante dinero reduciendo los gastos a la hora de acudir a ver los conciertos de nuestros grupos favoritos. A continuación te vamos a ofrecer 6 opciones para que puedas ahorrar dinero en los eventos musicales de verano.

Hazte voluntario

Muchos festivales y conciertos al aire libre dependen en gran medida de los trabajos que hacen los voluntarios. La necesidad de cosas como mover elementos de un sitio a otro, la descarga del material, organizar las zonas donde se sitúa el público, y otras tareas, es infinita, y por lo general, depende de los voluntarios.

En muchos casos el trabajo de voluntario no se ve recompensado con dinero, pero sí con entradas gratuitas para el evento.

Lo que debes hacer, si quieres ser voluntario, es informarte sobre si el festival al que deseas asistir busca voluntarios para llevar a cabo las tareas descritas anteriormente y enviar la solicitud tan pronto como puedas, ya que estos puestos suelen estar muy demandados.

Lleva tu comida y bebida

Los precios de cualquier cosa dentro de un festival suele ser muy caros con respecto al precio normal que podemos encontrar en cualquier otro sitio. Esto se ve acentuado cuando hablamos de comida y bebida porque los precios se pueden multiplicar por 3 o por 4.

Empaqueta y llena tu mochila con un buen número de bocadillos y de alimentos que te aporten mucha energía. Además no te olvides incluir la bebida en botellas de plástico. Tampoco es recomendable llevar productos que caduquen demasiado pronto o que se estropeen fácilmente por el calor.

Con este simple consejo ya estarás ahorrando una buena cantidad de dinero en los días que dure el festival.

Comparte el viaje

Cuando vamos en coche a un festival o un concierto que está a cientos de kilómetros de distancia de donde residimos, una opción para reducir los costes del viaje es compartir el trayecto.

Puedes convencer a tus amigos para que te acompañen y así los costes los dividiréis entre los ocupantes del vehículo.

En otro caso, si no tienes con quien compartir vehículo,  puedes acudir a foros especializados ya que puede haber gente de tu zona que también busque compartir viaje para ahorrar una buena cantidad de dinero.

Compra el merchandising después o al final del evento

Las camisetas, llaveros, gorras, etc. que compramos durante el evento suelen tener un precio demasiado elevado.

Si esperas a que pase el evento puedes conseguir ahorrar en el merchandising del festival o concierto ya que los vendedores suelen tener mercancía que liquidar. Puedes consultar a través de internet los precios y verás que las rebajas son bastante importantes.

Incluso al final del evento, cuando los vendedores están recogiendo para marcharse puede ser una buena oportunidad para conseguir una rebaja en los productos.

Pon el dinero a buen recaudo

Con decenas o miles de personas en un concierto o festival, siempre puede haber gente deshonesta que tenga la mano demasiado larga. Trata de evitar que este tipo de personas accedan a donde tengas el dinero guardado. Se inteligente.

Cuando estás rodeado por una multitud de gente, es una buena idea llevar una riñonera en la que guardar el dinero. Escóndela debajo de la camisa o colócala de manera que no sea fácilmente accesible.

Establece un presupuesto diario

Hablando de dinero en efectivo, puede ser muy fácil gastar más de la cuenta si andamos con todo el dinero junto. Además es probable que nos dejemos llevar por el ambiente festivo y gastemos sin darnos cuenta.

Lo mejor que podemos hacer es asignar una cantidad de dinero fija para cada día y andar solo con ese dinero. De esta manera no podremos gastar más de lo que tenemos.

Crea un presupuesto diario en el que incluyas una partida para la comida, bebida, merchandising, etc.

Si cuentas con menos dinero en efectivo te darás cuenta de qué es lo que haces con él y evitarás realizar gastos impulsivos de cosas innecesarias.

Los conciertos y festivales pueden agotar rápidamente tu presupuesto para todo el verano si no tienes cuidado.