Cómo ahorrar dinero al mes

1155

En los últimos años muchas familias se han visto obligadas a tener que reducir drásticamente su presupuesto mensual, y no sólo esto, los precios han estado subiendo y las facturas que tienen que pagar por servicios básicos son cada vez más elevadas.

Ante esta tesitura, ahorrar dinero al mes se postula como una tarea extremadamente complicada. Muchas personas tratan de dejar la cartera en casa y tratar de esta forma evitar tentaciones. Sin embargo, la clave está en dejar de lado la tarjeta de crédito, lo que posiblemente hará que nos sintamos algo restringidos, pero es de vital importancia porque únicamente solemos ser conscientes de los gastos cuando tenemos que pagar con dinero en efectivo.

Con esto y todo, lo que verdaderamente nos “sangra” las cuentas son los gastos recurrentes. Los gastos recurrentes son todos aquellos gastos por los que debemos pagar una cantidad fija al mes y que desgraciadamente no desaparecen. Son los que más daño hacen, pero tienen la ventaja de que una vez investigados para su eliminación, nos harán que ahorremos un cantidad fija cada mes.

Cómo ahorrar dinero al mes

Electricidad: La factura de electricidad suele darnos verdaderos quebraderos de cabeza. Aunque existen consejos para reducir el consumo de electricidad, lo cierto es que para conseguir nuestro objetivo de ahorrar dinero, lo que debemos hacer es cambiar nuestros hábitos. No dejar las luces encendidas, desenchufar los aparatos electrónicos y no utilizarlos cuando no es indispensable. Todo parte desde un sentido común, pero al tener nuestros movimientos tan automatizados, no es de extrañar que muchas veces olvidemos estas pequeñas cosas.

Teléfono móvil: El principal problema del teléfono móvil es que cada día es más complicado quedar satisfechos. Cada día queremos un teléfono mejor, por algo será que España es el país con mayor penetración de smartphones de toda Europa. Esto no sería malo si no fuese por las tarifas que están tras ellos, y por el número de teléfonos de cada familia. Evaluemos nuestro gasto total en telefonía móvil y busquemos alternativas como por ejemplo un plan de prepago en lugar de un plan de contrato.

Seguros: Lo normal es que nuestro seguro del hogar, coche, moto, etc, vaya subiendo año a año. Lo que debe hacer es ponerse en contacto con su representante cuando tenga que renovar el seguro y negociar un precio mejor que el que tenga en ese momento. Otra posibilidad es negociar con otra empresa aseguradora, que es muy probable que nos ofrezca un mejor precio si nos cambiamos y esperar a la contraoferta de nuestra compañía actual. Luego ya será usted el que decida con cuál se queda.

Teléfono fijo: El teléfono fijo es un modelo de negocio cada día más obsoleto con el auge de la telefonía móvil. El problema estriba en que las compañías, conscientes de esto, nos incluyen un plan de teléfono fijo aún queriendo tan sólo instalar internet. La solución: puedes tener línea telefónica, pero si no se conecta un teléfono jamás se ocasionará un gasto. Ya que tenemos teléfono móvil, que sea el único que utilicemos.

Suscripciones: A menos que nos proporcionen un valor real, debemos dejar de pagar por ellas. Aquí se incluye la televisión por cable, los gimnasios, las revistas o periódicos, etc. Todo tiene un sustituto perfecto: la TDT en lugar de la televisión por cable, correr por la calle o gimnasios en los parques en vez de pagar una cuota por un gimnasio al que no acudimos con asiduidad, edición de Internet para enterarnos de lo mismo que nos ofrecen las revistas y periódicos que diariamente compramos…