Ahorro energético en el hogar en invierno

905

La temperatura exterior está cayendo y sin duda lo va a hacer todavía más en las próximas semanas, lo que significa que la factura de calefacción estará pronto en aumento. Ante esta tesitura nos hemos preguntado cómo se podría mantener el calor de la casa sin que ello llevase a que acabásemos quemados por culpa de la factura.

Si buscamos un ahorro energético en el hogar en invierno, desde luego, la cosa más sencilla que se nos ocurre es bajar el termostato. Sobre la base de los promedios nacionales, que cuesta en torno a 110-120€ por mes para calentar su casa a 22 grados, mientras que sólo cuesta 80-90€ al mes si la calentamos a 19 grados, el hecho de bajar el termostato nos podría suponer un ahorro de hasta un 30€ en su factura de calefacción. Sin embargo, no todos pueden vivir con temperaturas más frías en interiores.

Ahí es donde un humidificador puede marcar una gran diferencia. Si se añade humedad al aire, se puede conservar mejor el calor de lo que lo haría un aire seco, dejando la estancia más cómoda. Además, si cuando reducimos la temperatura del termostasto nos estamos ahorrando cerca de 30€ al mes, se podría cubrir con solvencia el coste que tendría tener conectado un humidificador que podría estar en unos 6-7€  por mes.

A la hora de comprar nos podemos encontrar tanto con humidificadores que emplean vapor frío como vapor caliente. Se presupone que los humidificadores que emplean vapor caliente funcionan mejor, así que es una cosa a tener en mente en el caso de que finalmente decidamos adquirirlo. Muchas tiendas, además, tienen con frecuencia ofertas estacionales, que debemos aprovechar para adquirir este electrodoméstico.

En principio, estos consejos deberían llevarnos a poder mantenernos calientes a la vez que generamos un mayor ahorro en nuestra factura energética.