Ahorro de energía eléctrica con el ordenador

987

Cada día es más habitual que en nuestras casas midamos los pequeños gestos en un intento por ahorrar dinero. Apagar las luces de casa, gestionar mejor el tiempo de calefacción, etc. Y no obstante, olvidamos muchas veces el consumo que diariamente realizan nuestros ordenadores.

El hecho de tener que arrancar el ordenador cada vez que se desee utilizar puede resultar un inconveniente, pero si creemos que mantenerlo en el modo de reposo es lo mismo que apagarlo, puede que estemos cometiendo un grave error, dado que ésta no es la mejor alternativa.

El modo de suspensión del ordenador está diseñado para tener la máquina encendida manteniendo activa una pequeña cantidad de energía. Si llevamos esto a la factura, apagando el ordenador en vez de tenerlo en este modo podría suponer un ahorro de energía eléctrica de unos 40 euros al año que estaríamos pagando de más en la factura de electricidad. Esto quizás puede parecer bajo, pero el coste real de dejarlo en este modo podría ser más elevado.

De acuerdo a lo expuesto por expertos, no se debe dejar el ordenador en modo de espera si se va a estar ausente durante más de una hora. Si lo hace, puede provocar más daño que bien. La memoria del ordenador sigue estando en pleno funcionamiento, lo que puede provocar un sobrecalentamiento y daños, por lo que siempre es mejor apagar completamente y dejar descansar a la máquina.

Encender y apagar el ordenador de forma continua, en principio no tiene porque causar daños. Hoy en día, los ordenadores portátiles y de escritorio están diseñados para soportar unos 40.000 encendidos y apagados antes de fallar. Eso es el equivalente a encender y apagar su ordenador entre 15 y 22 veces al día durante un máximo de 7 años.

Así que, cuando se trata de su computadora, hay que ser conscientes de que dejarlo dormir por mucho tiempo no es la mejor alternativa. Debemos ser conscientes de que apagarlo y encenderlo siempre es la mejor opción, de lo contrario, el tenerlo en modo de espera puede dar lugar a un mayor coste de las reparaciones del mismo.