Análisis técnico vs Análisis fundamental

1057

Los mercados financieros cotizan el precio de un activo en base a dos factores bien distintos:

  1. La información con la que contemos hasta ese momento (factor conocido)
  2. Las perspectivas de rendimientos que el activo ofrecerá en el futuro (factor desconocido: sujeto a estimaciones, valoraciones y otras  variables).

Si los mercados financieros fueran eficientes, lo conocido ya estaría descontado en el precio, y lo único que podría influir son los factores nuevos, o por tanto, sorpresa. Por tanto, el conocimiento de los factores no descontados por el mercado, sería el aspecto que tendrá más relevancia en la evolución futura de los precios.

La hipótesis de que se toma como base es la que contempla al mercado como ineficiente en el corto plazo y como eficiente a largo, es decir, la cotización de una acción puede que no refleje el valor real (valor intrínseco) pero tenderá a aproximarse a él con el paso del tiempo.

Análisis fundamental

El análisis fundamental estudia las causas del movimiento de los precios.

El Análisis Fundamental trata de asimilar que los conceptos de precio y valor han de coincidir en un momento dado, entendiendo por valor la corriente de beneficios futuros descontados por los actuales tipos de interés.

  • Si  el VALOR > PRECIO, lo razonable sería que la cotización de estas sociedades subiera, en algún momento, hasta aproximarse a su valor intrínseco. Bajo este enfoque la recomendación de un analista fundamental sería “comprar”.
  • Si  PRECIO > VALOR la recomendación fundamental sería “vender”.

Análisis técnico

El Análisis Técnico se centra en el estudio del efecto: se ocupa de la acción de los precios y volúmenes, es decir se centra en el estudio del efecto que ejercen sobre los precios los factores de orden fundamental, de naturaleza psicológica, o de cualquier índole que puedan afectar a la ecuación oferta/demanda. Es decir trata de interpretar las huellas que todos esos factores dejan en el mercado, y , en base a ello, tratar de inferir la evolución futura de los precios.

Hay que aclarar, que el análisis técnico tiene en consideración entre  otros, los  factores  fundamentales  que  inciden  en evolución de la oferta y la demanda, (aunque ello sea a través del estudio de la evolución de los precios), en tanto que análisis fundamental no considera en sus conclusiones la acción de los precios y sus tendencias.

Análisis técnico Vs Análisis fundamental

 

Si prescindimos del análisis fundamental, tenderemos a realizar inversiones especulativas, en ocasiones tardías, incorporándonos en las subidas con la tendencia desarrollada y, en ocasiones,  en valores en los que su precio no responde a su valor real, movimientos que de ser fallidos pueden dejarnos en situaciones delicadas.

Si prescindimos del análisis técnico perderemos el “momento”, el contacto con la realidad del mercado. A la hora de invertir no basta con haber descubierto un activo cotizando claramente por debajo de su valor real, necesitamos que el resto del mercado se de cuenta. Un valor puede estar mal valorado por el mercado y esta distorsión persistir durante  más tiempo del que estamos dispuestos a aguantar una inversión, de ahí la importancia del análisis técnico, es el único que puede intentar acercarnos al “timing”   de la inversión.

El problema de la utilización conjunta de ambas teorías reside en que en determinadas ocasiones las conclusiones que derivan de una y otra están en abierta contradicción.

En cualquier caso, dada la importante evolución que han experimentado los mercados de valores en los últimos años y su creciente complejidad, lo más recomendable es beneficiarse de las respectivas ventajas que ambas teorías aportan al analista. Así  elegiremos VALORES, PRECIOS Y MOMENTOS oportunos, según estas etapas:

  • Valores adecuados → Análisis Fundamental
  • Precios adecuados → Análisis Fundamental y Técnico
  • Momento adecuado → Análisis Técnico