Qué puedes aprender del running para gestionar tu pyme

1112

Llevar a cabo una buena labor de liderazgo dentro de tu empresa es importante para mejorar el rendimiento de tu negocio. Personal y profesionalmente, la capacidad de tomar las riendas y dar ejemplo puede beneficiar tanto al jefe como al empleado.

Hay muchos paralelismos entre los runners experimentados y los grandes líderes en el mundo de la empresa. Aquí te presentamos 10 cosas que puedes aprender de los grandes ” runners “ y que te servirán tanto a la hora de calzarte unas zapatillas y salir a correr como para mejorar el liderazgo dentro de tu negocio.

La importancia del enfoque

Los mejores runners siempre saben a dónde van y se centran en alcanzar sus metas. Lo mismo sucede en el mundo empresarial. Si no estás seguro de cuál es tu objetivo ¿cómo van a saber tus empleados qué hacer?

Fijar una buena meta y mantener a tu equipo de trabajo motivado son claves para el éxito.

Pasión

La pasión por el deporte es algo común a todos los corredores, y es esta pasión lo que les permite perseverar en su tarea, rompiendo sus niveles de confort para alcanzar el éxito. Los mejores líderes en el mundo empresarial tienen esa misma pasión y contagian al resto para conseguir los objetivos marcados.

Confianza

El running es un deporte en el que estás tú solo frente al asfalto,  dependes de ti mismo. Si no crees en ti, nadie más lo hará. Si en tu empresa no desprendes confianza, tus trabajadores dudarán de todas tus decisiones.

Rapidez de decisión

En cualquier carrera se te pueden presentar imprevistos, tanto en las condiciones del terreno como en el clima, entonces tendremos que tomar decisiones rápidas. Los líderes eficaces son expertos en la evaluación de los escenarios que se le presentan, tanto a corto como a largo plazo, y están capacitados para tomar decisiones rápidas que sean lo más eficientes posible para su negocio.

Conocerse a sí mismo

Así como un corredor sabe el ritmo que debe llevar para llegar a la meta sin venirse abajo, un verdadero líder es aquel que conoce las fortalezas de su negocio y sus debilidades.

No tener miedo

Los mejores runners no tienen miedo de alentarse a sí mismos de vez en cuando, y los grandes líderes actúan de la misma manera. Ellos saben qué riesgos deben tomar para cumplir con sus expectativas.

Determinación

Correr puede requerir velocidad y resistencia, pero sobre todo, requieren determinación. Incluso cuando es tentador detenerse, los mejores corredores son aquellos que sacan fuerza de su interior y siguen adelante con determinación. Un buen jefe será quien inspire a su equipo a hacer lo mismo.

Humildad

Mientras la confianza es un valor importante, siempre vienen bien unas gotas de humildad para equilibrar. Los corredores saben que cuando la confianza es excesiva se puede rozar la arrogancia y los errores e incluso lesiones pueden producirse. Ambos, los corredores y los grandes líderes, templan su confianza con su humildad cuando la situación lo requiere.

Integridad

Durante una carrera los corredores siempre son honestos con ellos mismos y con su deporte. Del mismo modo, un buen empresario debe ser íntegro y capaz de generar lealtad y respeto entre las personas de su equipo.

Consciencia

La famosa frase de “conócete a ti mismo” sigue siendo una de las piezas clave a la hora de realizar cualquier tarea. De la misma forma que los corredores conocen sus limitaciones y no intentan ir más allá de lo que pueden hacer, un buen líder debe ser consciente de lo que puede y no puede hacer. En el último caso, éste debería delegar o buscar la persona adecuada para realizar dicha tarea con la finalidad de lograr y mejorar los objetivos comunes.

  • desde luego el sentimiento de un corredor de fondo o medio fondo es una buena filosofía para el mundo del emprendimiento y de la empresa. Grandes valores en los que priman la importancia del esfuerzo y la perseverancia