Bases para mejorar tus finanzas personales

974

Controlar las finanzas personales de cada uno debe ser una parte fundamental en nuestros planes de futuro puesto que la mayoría de las metas que tenemos en nuestras vidas cuestan dinero: desde plantearnos nuestra jubilación, comprar una casa, comprar un coche, o cualquier otra meta financiera que tengamos en mente.

Si queremos conseguir o lograr estos objetivos tendremos que desarrollar nuestras capacidades y conocimientos financieros para poder manejar de manera idónea todos los recursos que tengamos a nuestro alcance, y lo más importante, aprender a usar esos recursos de la manera más eficiente.

Nuestras finanzas personales deben sustentarse sobre unas bases sólidas y con unos cimientos resistentes para poder lograr nuestras metas sin que se vengan abajo cuando estamos a medio camino de lograr nuestros objetivos.

La primera piedra que debemos poner para mejorar nuestras finanzas personales es definir cuáles son los objetivos que buscamos y queremos conseguir. Estos objetivos o metas financieras deben ser realistas y acordes a nuestros recursos. Es necesario saber con qué medios contamos y tener claro qué queremos conseguir.

El siguiente paso es optimizar los medios que tenemos para poder lograr nuestras metas. Tendremos que intentar conseguir el mayor ahorro posible, ya que será el mejor camino para conseguir nuestro objetivo. Si nos encontramos sumergidos en deudas, ya sea, por tarjetas de crédito, hipoteca, etc. lo primero que tenemos que hacer será quitárnoslas de encima, cuanto antes mejor. Con el ahorro que tengamos, deberíamos pagar las deudas hasta eliminarlas. A partir de este punto podremos destinar lo ahorrado a conseguir nuestras metas financieras. Lo mejor que podemos hacer es separar a principio de mes una parte de nuestros ingresos, y esa será la cantidad que ahorraremos cada mes.

A veces ahorrar no nos llega para cumplir nuestros objetivos. Tenemos “enemigos silenciosos” como la inflación que pueden lastrar nuestra capacidad adquisitiva a largo plazo. Para evitar este efecto lo aconsejable es invertir nuestro dinero. Antes de invertir nuestro dinero es obligatorio acudir a un asesor financiero para que nos aconseje sobre qué nos conviene más. Si la inversión es buena podremos incrementar nuestro dinero, pero también hay que tener presente que a mayor nivel de rendimiento mayor será el riesgo de nuestra inversión, tendremos que ser conscientes de esto ya que luego podemos llevarnos sorpresas ingratas.

A la hora de mejorar nuestras finanzas personales, no debemos centrarnos en ahorrar o conseguir dinero. Una manera de ahorrar es proteger lo que ya tenemos o crear fondos de emergencia para posibles imprevistos. Asegurar nuestra casa, nuestro coche,etc. nos ayudará a cubrirnos ante cualquier situación que les afecte sin perjudicar a nuestros bolsillos.