Todo sobre el certificado energético para edificios y viviendas

937

Desde el año 2007 (a partir de una directiva de la UE de 2002) todas las viviendas de nueva construcción debían de ir acompañadas de un certificado, de forma parecida a lo que pasa con los electrodomésticos, una etiqueta que nos diera información sobre su consumo energético. Posteriormente en 2010 la UE (Unión Europea) lanzó una directiva que trataba de mejorar la eficiencia energética de las viviendas.

En aquel entonces se había dejado fuera de esta normativa a la vivienda usada, pero a partir del 1 de junio de 2013 se extenderá a éstas. Por lo tanto a partir de dicha fecha, todas las viviendas, nuevas como usadas, que se quieran vender o alquilar, tendrán que contar con dicha certificación, de no hacerlo, el dueño tendría que hacer frente a sanciones económicas.

La etiqueta energética tendrá que aparecer en la publicidad que se haga a la hora de vender o alquilar una vivienda. La certificación constará de 7 clases, que irán de más a menos eficientes empezando por la letra A y terminando en la G. A cada nivel se le asignará un color. En la imagen que sale a continuación se pueden apreciar fácilmente dichos niveles.

escala certificado energetico edificios

Como hemos dicho anteriormente, si queremos alquilar o vender nuestra casa tendremos que tener la certificación energética y publicitarla junto a la vivienda sea cual sea la plataforma en la cual la anunciemos (internet, prensa, inmobiliarias, etc.)

En la normativa existen algunas excepciones donde no será obligatorio tener la certificación energética de la vivienda. Para aquellas construcciones donde su previsión de uso sea inferior a 2 años, para edificios destinados al alquiler siempre que sean menos de 4 meses al año, o edificios que tengan un consumo energético máximo del 25% para el total del año.

¿Cómo podemos obtener el certificado de eficiencia energética?

La etiqueta energética para casas se puede obtener de manera colectiva (por ejemplo una comunidad) o de forma individual (para cada piso por separado). Por un lado la colectiva tiene la ventaja de ser más barata pero engloba a todas las viviendas (si una vivienda consigue una alta eficiencia energética y otra muy baja, se compensan ya que se valora el conjunto del edificio).

Hoy en día son muchas las variables que se estudian a la hora de examinar la eficiencia energética que tiene una vivienda. El principal objeto de estudio es el aislamiento de la vivienda (paredes, ventanas, etc.). Además se tendrán en cuenta las diferentes maneras en las cuales generamos energía, los sistemas de iluminación, el tipo de cocina, etc.

Para solicitar nuestro certificado energético tendremos que acudir a un técnico o a una empresa especializada en este tipo de temas. Una vez solicitado lo recibiremos en un máximo de 10 días. Aunque el precio depende de la empresa a la cual hagamos la solicitud se estima que su cuantía ronde los 150 euros para una vivienda media (a esto habrá que sumarla las tasas administrativas que dependerán de cada comunidad autónoma). La vigencia máxima del certificado energético para viviendas será de 10 años.

Esta normativa que entrará en vigor el 1 de junio de 2013 no obliga al propietario a hacer ningún tipo de reforma, solo reflejará la situación de nuestra vivienda en materia de eficiencia energética. Si posteriormente realizamos alguna mejora, ésta podrá aparecer reflejada en el certificado energético una vez se encuentre acreditada.

¿Hay algún tipo de sanción sanción?

Si no disponemos del certificado las sanciones que nos pueden caer (solo al dueño del inmueble), si realizamos una venta o alquilamos la vivienda, se sitúan entre los 300 y 6.000 euros dependiendo del grado de la infracción. La vigilancia del cumplimiento de la normativa se llevará a cabo por personal independiente contratados por las comunidades autónomas.