Clasificación de empresas por tamaño: Pymes y MiPymes

2693

Cuando hablamos de PYMES (pequeñas y medianas empresas) o MIPYMES, en las que se añade a las microempresas, tenemos que tener en cuenta como se clasifican. Según la definición que se encuentra vigente desde el año 2005 podemos diferenciar cada tipo según la cantidad de trabajadores y su volumen de negocio. Aquí te presentamos una clasificación de empresas por tamaño (por volumen y por trabajadores):

  • Las medianas empresas serán las que dispongan de menos de 250 trabajadores o un volumen de negocio que no supere los 50 millones de euros.
  • Las pequeñas empresas estarían conformadas por menos de 50 trabajadores o un volumen de negocio inferior a los 10 millones de euros.
  • Por último las microempresas serían aquellas que con menos de 10 trabajadores o un volumen menor a los 2 millones de euros.

Con esta clasificación que se da por parte del gobierno podemos observar que la realidad de la economía española es que la aplastante mayoría de las empresas estarían englobadas en el tipo de microempresas, prácticamente el 95,42% si lo miramos por cantidad de trabajadores.

Evolución del número de empresas: la situación no es favorable

Si vemos la evolución total de empresas que hay en España, en los últimos años podemos observar cómo han desaparecido numerosas empresas debido a la crisis que estamos sufriendo, que por un lado ha provocado que muchas empresas echaran el cierre, y por otro que la situación de falta de liquidez que vivimos por parte de las entidades financieras hace que no se puedan llevar a cabo la creación de nuevas empresas, incluso se está produciendo la salida de emprendedores que buscan financiación fuera de nuestro país.

evolucion-numero-de-empresas-en-españa

Si decides montar tu propia empresa, ten en cuenta lo siguiente

Si pese a las dificultades que encontramos hoy en día a la hora de poner en marcha nuestra empresa te decides a crear una, aquí te dejamos unos consejos básicos a tener en cuenta antes de ponerla en marcha:

Antes de nada tendremos que elaborar un plan de negocio minucioso, ¿a qué se va a dedicar nuestra empresa?, ¿Cuál será el público objetivo?, ¿Cómo vamos a producir lo que ofrecemos?, ¿A qué precio venderemos nuestro producto?, etc.

Realizar un estudio de mercado para conocer las fortalezas y debilidades de  la competencia (análisis DAFO), la ubicación en donde estará montada nuestra microempresa, nuestro público objetivo, posibilidades de expansión, etc.

Debemos agotar todas las posibilidades a la hora de buscar financiación y apoyos en instituciones públicas (subvenciones), entidades financieras (programas para emprendedores), particulares, etc. que cuenten con capital para invertir en nuestro negocio si les resulta interesante.

Otra cosa a tener muy en cuenta, a la cual mucha gente no le da importancia, es crear planes de fidelización de clientes para que los que tengamos no se nos vayan y estén contentos.