Claves para crear tu cartera de inversión a largo plazo

1034

Si queremos crear riqueza a largo plazo una de las mejores cosas que podemos hacer es invertir. Para que nuestra cartera de inversión tenga unas probabilidades de éxito mayor tendremos que seleccionar cuidadosamente nuestras inversiones.

Si tus objetivos de inversión son a largo plazo, a continuación te ofrecemos algunos consejos para elegir de mejor manera los valores o activos que conformarán tu cartera de inversión.

Fundamentales fuertes

Lo primero que debemos examinar y analizar a la hora de elegir un valor en una inversión a largo plazo son sus fundamentales. Podremos realizar diversos tipo de análisis, los más conocidos son los TOP-DOWN y BOTOM-UP. En el primero de ellos realizaremos un análisis de lo global a lo específico y, en el segundo, centraremos nuestro análisis en la empresa y su valoración, para después buscar justificación en aspectos macroeconómicos.

Lo que trataremos de buscar con este tipo de análisis es descubrir qué valores “son baratos” en comparación con su valor teórico. Es decir, aquellos valores cuyo valor sea superior a su precio. Una vez hagamos esto, podremos adquirir dichos valores para incorporarlos a nuestra cartera.

Si conseguimos seleccionar valores con buenos fundamentales podremos resistir mejor los posibles cambios en el mercado y además estos valores son más propensos a recuperarse en momentos de crisis.

Crecimiento constante

Algo que tenemos que buscar es que nuestras inversiones crezcan de manera constante. Debemos evitar los valores o activos que presenten una volatilidad alta si no queremos sufrir sobresaltos. Seleccionar activos que a largo plazo nos den un crecimiento sostenido puede que no sea tan emocionante como invertir en otros valores, pero con el tiempo son inversiones más fiables. Además evitaremos que nos afecten tanto el estrés como la ansiedad fruto de los constantes vaivenes en las cotizaciones.

Adaptabilidad

Al invertir a largo plazo pueden darse situaciones que nos hagan replantearnos ciertas cosas. Por ejemplo cuando invertimos en empresas tecnológicas, el paso del tiempo y la aparición de nuevas tecnologías puede hacer que nos replanteemos nuestras inversiones. Hay otro tipos de valores a los cuales no les afecta tanto el paso del tiempo y no tendremos que hacer grandes cambios. O tenemos esto en cuenta a la hora de seleccionar los activos o bien podemos evitar invertir en activos que se puedan ver afectados por el paso del tiempo.

Diversificar

Para mitigar cualquier tipo de problema o sorpresa en un futuro, lo mejor que se puede hacer es realizar una buena selección de activos y diversificar correctamente nuestra cartera. Tener en cuenta temas relacionados con la volatilidad, correlación, etc. serán cuestiones importantes si queremos reducir al máximo el riesgo al que esté expuesta nuestra cartera de inversión a largo plazo.