Cómo ahorrar energía eléctrica en el hogar

1084

Según muchos auditores energéticos podemos ahorrar de manera fácil entre el 5% y el 10% de nuestro consumo de energía cambiando simplemente nuestro comportamiento. Tareas como apagar los aparatos eléctricos en lugar de dejarlos en modo de espera o apagar las luces cuando no las estemos utilizando son cosas simples que nos permitirán a conseguir un mayor ahorro de dinero en la factura.

Los grandes electrodomésticos de nuestras viviendas (neveras, lavadoras, lavavajillas, etc.) representan una gran parte de nuestra factura mensual. Y si éstos ya tienen más de una década de antigüedad entonces estaremos gastando todavía más energía eléctrica, ya que no son eficientes energéticamente hablando.

Los nuevos electrodomésticos tienen que cumplir con ciertos estándares de eficiencia energética y éstos se han endurecido en los últimos años por lo que cualquier nuevo dispositivo que compremos hoy usará una menor cantidad de energía que uno que ya tenga bastantes años. Por ejemplo, actualmente la mayoría de neveras de bajo consumo actuales utilizan la mitad de la energía en comparación a un modelo de hace 15 años aproximadamente.

También hay que tener en cuenta que si nuestro consumo de energía presenta ciertas anomalías en la factura, siempre podemos realizar una reclamación.

Teniendo esto en cuenta, a continuación os ofrecemos algunos consejos para ahorrar energía eléctrica en el hogar.

Iluminación

Debemos adquirir el hábito de apagar las luces cuando no estemos en una habitación.

La utilización de lámparas de mesa y de escritorio en lugar de grandes lámparas para iluminar ciertas habitaciones podría resultar suficiente.

El aprovechamiento de la luz del día es una buena manera de ahorrar en la factura eléctrica sin tener que incurrir en ningún gasto.

La sustitución de las antiguas bombillas por lámparas LED de bajo consumo puede llegar a proporcionarnos un ahorro de hasta el 85%.

Coloca sensores de movimiento para que se enciendan las luces únicamente cuando transitemos por una zona de nuestra vivienda. Esta solución también podremos implementarla en los exteriores de la vivienda.

Ahorrar energía en neveras/congeladores

Es fundamental descongelar nuestra nevera con regularidad. Y debemos revisar que las juntas de las puertas se mantienen como el primer día y no permiten que se escape el frío.

Evita colocar alimentos calientes en el frigorífico o en el congelador ya que se requiere una mayor cantidad de energía para enfriarlo.

Limpia las bobinas del condensador al menos dos veces al año.

Si tienes una nevera muy antigua lo mejor es cambiarla ya que seguramente estará consumiendo el doble de energía eléctrica que los modelos actuales.

Trata de mantener la nevera a unos tres cuartos de su capacidad para mantener la máxima eficiencia posible.

Aire acondicionado

Considera la posibilidad de instalar un modelo que te permita programar los tiempos de encendido y apagado. De esta manera podremos ahorrar dinero ya que no estará funcionando más tiempo del necesario.

Pasa el mantenimiento al menos una vez al año.

Comprueba las bobinas del condensador, la rueda del ventilador, los filtros y los contactos eléctricos para asegurarnos de que su funcionamiento es eficiente energéticamente.

Apaga el aire acondicionado 30 minutos antes de salir de casa.

Bajar o subir un grado la temperatura del aire acondicionado puede suponer un ahorro bastante grande y quizás ni lo notemos.

Compra un aparato de aire acondicionado que se ajuste al tamaño de nuestra vivienda. Este es un paso fundamental ya que en muchas ocasiones compramos uno que excede nuestras necesidades.

Lavadora

Intenta lavar solo cuando la carga de la lavadora esté completa.

Lavar a baja temperatura nos permitirá conseguir un mayor ahorro de energía.

Utiliza solo el centrifugado y seca la ropa al aire, evita el ciclo de secado. De esta manera estaremos consumiendo menos energía.

Horno/Cocina eléctrica

Es importante asegurarnos de que la puerta del horno cierra bien y está bien sellada mientras funciona.

Utilizar el microondas en lugar del horno convencional siempre que sea posible.

Coloca la sartén en el centro del hornillo y mantén la tapa cuando cocines en una olla.

Ordenador

Opta por un ordenador portátil en vez de un sobremesa siempre que sea posible ya que consumen menos energía.

Si tenemos un ordenador sobremesa es importante optar por una pantalla de bajo consumo, por lo tanto es mejor tener una pantalla LED antes que un monitor CRT (obsoletos).

Utiliza el modo de suspensión cuando no estemos usando el ordenador ya que podremos ahorrar en torno a un 40%.

Apaga el monitor. Seguramente sea de los componentes que más energía consume de todo el sistema.

Usar electrodomésticos eficientes

La principal causa para cambiar nuestros electrodomésticos antiguos por unos nuevos pasa por las mejoras en su eficiencia energética. Podremos ahorrar una gran cantidad de energía al hacer el cambio y a la larga saldremos ganando.

En la mayoría de países existen etiquetas que nos señalan el nivel de eficiencia de los electrodomésticos, así que antes de adquirir un modelo u otro tendremos que fijarnos. Como vemos en la imagen, la interpretación de estas etiquetas es la siguiente.

etiqueta eficiencia energetica electrodomesticos