Cómo conseguir un mayor ahorro de gasolina

955

Parece que los carburantes no dejan de subir, y esto, junto a la actual crisis económica que vivimos, provoca un panorama desolador para el conductor español. La gasolina, cuando vamos a acabar el mes de febrero, se encuentra a más de 1,5€ el litro y el futuro no es nada esperanzador, puesto que cuando llega el verano la tendencia es creciente en el precio llegando a producirse subidas por litro de hasta un 10%.

Es por ello que necesitamos de todos nuestros esfuerzos para conseguir un mayor ahorro en gasolina, y existen ciertos trucos que nos pueden ayudar en nuestra tarea:

Repostar gasolina el lunes

Dado que las estadísticas oficiales europeas recogen datos del precio de la gasolina los lunes, se produce un efecto que consiste en descender el precio ese día, para volver a subirlo a partir del día siguiente. El precio se puede mover en torno a un céntimo el litro por lo que es conveniente acudir a la gasolinera el primer día de la semana.

Comparar el precio de las gasolineras más cercanas

Incluso entre gasolineras que se encuentran a menos de 500 metros unas de otras se han podido observar diferencias que superan el céntimo. Hoy en día existen en Internet comparadores del precio entre distintas gasolineras que debemos mirar antes de acudir a la primera gasolinera que veamos.

Evitar atascos

Aunque en ocasiones es complicado puesto que se dan a las horas puntas cuando todo el mundo sale del trabajo, hemos de saber que los atascos atacan seriamente a nuestro bolsillo. Intente asignar rutas alternativas alrededor del tráfico conocido o, si es posible, establecer un horario flexible que le permita salir del trabajo antes o después de las horas con más tráfico.

Mantener lo estrictamente necesario en el coche

Un mayor peso equivale a un mayor consumo. Llevar consigo una caja de herramientas, las sillas de los niños, alguna maleta olvidada, etc… provocará que el consumo de gasolina aumente. Es conveniente revisar qué llevamos en el coche antes de salir a la carretera.

No correr mucho

Diversos estudios demuestran que cuanta mayor es la velocidad del coche, mayor es el consumo que tenemos. Ir a 5 o 10 km/h por encima de la velocidad óptima puede llevar a gastos elevados y no es buena idea cuando estamos buscando reducir el consumo de gasolina. Además, la economía del combustible también se mejora cuando se conduce a velocidades constantes, y la aceleración y desaceleración repetida también hacen que consumamos más.

Apagar el aire acondicionado

El aire acondicionado puede convertirse en uno de esos hábitos que hacemos nuestros, sobre todo cuando el clima es cálido, sin embargo, su uso constante reduce la eficiencia del combustible.

Compartir el coche

Compartir es vivir. Si compartimos el coche, podemos compartir también el gasto. Cuando vamos al trabajo seguro que podemos pasar a recoger a alguien. Al tiempo que estamos haciendo un favor, también nos lo están haciendo a nosotros.

Usar las ventajas que dan las tarjetas de crédito

Muchas gasolineras emplean como reclamo descontar un 2% o 3% del precio del repostaje si pagamos a través de nuestra tarjeta de crédito. No es mala idea siempre y cuando la gasolinera en cuestión no quede a mucha distancia y comparando antes el precio que tiene la misma y el resto de gasolineras cercanas.