Cómo empezar tu propio negocio

1026

Desgraciadamente cada día va aumentando en España el número de desempleados y, tal como están las cosas, ser contratado por cuenta ajena es casi una utopía para determinados rangos de edad. Aunque es complicado no tirar la toalla, proponemos para aquellos que estén interesados, realizar un proyecto de creación de una nueva empresa para tratar de salir del paso, y quién sabe, puede que acabar jubilándose en la misma.

¿Qué necesito para empezar mi negocio?

1. Decidir qué tipo de negocio desea iniciar.

No hace falta tener una idea innovadora para comenzar un negocio, el mundo real se la puede dar en bandeja. Seguro que hay muchas empresas a las que acude a menudo y que cree que podrían funcionar mejor de lo que lo hacen. Largos tiempos de espera, falta de proximidad al centro neurálgico de su ciudad. Cualquier cosa puede servir como punto de partida para ir moldeando la idea en su cabeza.

2. Crear un plan de negocios.

No se preocupe en escribir un plan de negocios con proyecciones a 5 o 10 años. Se puede empezar con cosas pequeñas y escribir entre una y dos páginas. En su plan de negocio por ejemplo puede incluir qué será su negocio, a quién se le venden servicios o productos (su cliente objetivo), cuánto va a cobrar y cómo va a hacerlo. Esto incluye los recursos que necesita, incluyendo la ubicación, el personal, mobiliario, suministros, equipo, teléfono, servicios públicos, conexión a Internet, punto de venta y sus estimaciones de costes iniciales. También tenga en cuenta cómo va a pagar su préstamo inicial, si es necesario, y cuánto tiempo tardará.

3. Determine cuánto cobrar.

Además de realizar una investigación acerca de lo que cobran las empresas similares, pregúntese qué tipo de ingresos necesita para ganar dinero. No hay que esperar a hacerse rico el primer año; debemos ser realistas sobre el crecimiento de la empresa. Haga una lista con sus gastos, tales como alquiler, nóminas, impuestos, seguros, servicios públicos, bienes de consumo y otros gastos mensuales.

4. Establecer cómo va a recibir el pago de los clientes.

Recibir el pago en efectivo es agradable, pero la mayoría de la gente no paga en efectivo en estos días, ni tampoco en cheques. Hay servicios de procesamiento de pagos a través de los bancos para manejar con seguridad las transacciones de débito y tarjetas de crédito. Estos servicios también ayudarán a conciliar su contabilidad para asegurar que todos los pagos se hicieron a su cuenta. Investigue entre los bancos para saber cuál se adapta mejor a sus necesidades.

5. Obtenga ayuda.

Antes de empezar un negocio, contar con la ayuda de un mentor que le pueda asesorar en la toma de decisiones será de vital importancia. Si no lo tiene, asegúrese de buscar otro tipo de vía para obtener ayuda antes de lanzarse a la piscina. No deje que el miedo a lo desconocido le eche para atrás. Sin duda es un gran riesgo el que hay que asumir pero la crisis además de grandes desgracias también es capaz de ofrecernos grandes oportunidades.