Fundamentos sobre cómo funciona el mercado de valores

1042

¿Así que quieres empezar a aprender sobre cómo funciona el mercado de valores?…pero  ¿por dónde debes empezar?

Esto no trata de ser una guía avanzada para invertir en los mercados financieros. Es una introducción necesaria para todos aquellos que quieran aprender y comprender cómo funcionan, de manera general, los mercados de valores, de manera sencilla y simplificada, sin tecnicismos ni complicaciones. Por lo tanto, si es tu caso y quieres aprender sigue adelante.

La industria financiera es realmente compleja. Hoy inversores, brokers, comerciantes, prestamistas, prestatarios, asesores, empresas, bancos, valores, acciones, fondos, precios…y la lista sigue y sigue. El mundo financiero es realmente amplio.

Por eso es tan importante tener una visión global para comprender como funcionan conjuntamente todos estos elementos.

Los mercados de valores están cambiando y evolucionando continuamente. Pero en algún momento tenemos que pararnos, dejar pasar un poco las cosas y echar un vistazo dentro.

Por qué existe la industria financiera

Desde tiempos inmemoriales donde el trueque predominada pasando por los metales como el oro y la plata hasta las facturas de papel, y últimamente con las facturas electrónicas, el dinero siempre ha estado presente en nuestras vidas.

El dinero (en sus diferentes formas) aparece a partir de la necesidad de intercambiar bienes y servicios entre individuos. La gente siempre tiene necesidades. Necesitamos alimentos para comer, ropa para vestir, etc. La gente busca formas de satisfacer su demanda.

Tiempo atrás, cuando la gente intercambiaba bienes con el fin de conseguir lo que necesitaban renunciaban a otras cosas que tuvieran. Por ejemplo, cambiaban carne por leche. Pero no todos los productos y servicios se pueden comprar y vender. Por ejemplo no puedes cambiar trigo por electricidad. Es así donde nace el dinero como tal.

El dinero es el intermediario. Se encarga de la transacción entre compradores y vendedores.

Pero a medida que nuestro mundo se ha desarrollado y se ha vuelto más complejo el dinero ha ido cobrando mayor importancia para cubrir las necesidades de la gente.

Las empresas ya no son pastores que intercambian ovejas. Hoy contamos con compañías multinacionales que manejan miles de millones de euros. Con el fin de manejar esta evolución nace la necesidad de organizarlas. Por lo tanto, es aquí donde aparece la industria financiera.

En pocas palabras, el sector financiero tiene que ver con el manejo del dinero: invertirlo, cultivarlo, ahorrarlo y, en definitiva gastarlo.

Los mercados de valores se sitúan en el centro de todo esto, donde la gente (inversores) y empresas se reúnen para realizar transacciones y respectivamente, administrar su dinero.

El nacimiento de los mercados de valores tal y como hoy los conocemos se produjo allá por el año 1602, con la empresa holandesa East India Company. Los historiadores afirman que es la primera compañía en ofrecer acciones a los inversores a cambio de una parte de sus beneficios.

Los mercados de valores permiten a las empresas recaudar dinero sin incurrir o incrementar su deuda. Emiten acciones al público a través de lo que se conoce como Oferta pública inicial o de venta (OPI o OPV). Los inversores compran y venden estas acciones entre sí en el mercado de valores, con lo que las cotizaciones se mueven hacia arriba y hacia abajo. Si hay más gente que compra acciones que las que venden, el precio sube por el exceso de demanda. Si hay más gente que vende acciones que las que compran, los precios caen porque nadie las quiere a ese precio. Básicamente es así como funciona.

El mercado de valores es beneficioso para ambas partes, inversores y empresas por dos razones:

  • Las empresas captan dinero para hacer crecer sus compañías.
  • Los inversores invierten dinero para hacer crecer su dinero.

Las bolsas de valores

¿Recuerdas cuando eras niño y en el patio del colegio llevabas tus cromos para intercambiarlos con tus compañeros? Bueno pues las bolsas de valores funcionan (simplificando) de manera similar.

Una bolsa de valores es donde los inversores negocian sus acciones entre sí. Es por eso que los precios de las acciones están en movimiento continuo. Si más personas están vendiendo más acciones que los que compran, el precio tienen a caer. Si sucede lo contrario, el precio tenderá a subir. El papel que juega la bolsa de valores es homogeneizar y regular todas las compras y ventas de valores.

Hoy en día existen multitud de bolsas de valores en todo el mundo. En Estados Unidos las principales bolsas de valores son: la bolsa de Nueva York (NYSE), el Nasdaq (es un índice de las principales empresas tecnológicas) y la bolsa de valores americana (AMEX). En España existen 4 bolsas: la de Madrid, la de Valencia, la de Bilbao y la de Barcelona.

Como todo, la evolución tecnológica ha permitido que las bolsas de valores se modernicen, en este caso, internet ha permitido que el mundo de la industria financiera haya crecido de manera increíble hasta el día de hoy.

Hoy, la mayoría de las operaciones que se hacen se llevan a cabo a través de internet, en lugar de hacerse en los parqués físicos de las bolsas. Pero eso no significa que las bolsas de valores pierdan importancia. A pesar de que todo se realice de forma online, todos y cada una de las transacciones pasan por la bolsa con la finalidad de hacer coincidir a compradores con vendedores. En España este sistema se conoce como SIBE.

Tipos de inversores

En principio podemos distinguir dos grandes tipos de inversores: institucionales y minoristas.

Los inversores institucionales son grandes empresas como los bancos, sociedades de inversión, fondos de inversión o fondos de cobertura que invierten grandes cantidades de dinero en nombre de sus inversores individuales. Ellos constituyen la mayor parte del volumen (número de acciones negociadas) en el mercado de valores. Debido a que algunas de estas empresas son tan grandes, sus operaciones tienen un impacto significativo en las cotizaciones o precios de las acciones de una empresa.

Los inversores minoristas son aquellos inversores individuales que ponen su dinero en el mercado por sí solas, intentando hacer crecer su dinero, es decir, alguien como tú o como yo.

Desde la crisis financiera de 2008 los pequeños inversores han crecido debido a que cada vez confían menos en los grandes bancos y fondos de inversión y optan por aprender cómo funciona la industria financiera. De esta manera controlan su propio dinero y son financieramente independientes.

Otra razón por la que se ha incrementado la inversión minorista es porque internet ha supuesto una revolución en el mundo financiero. La aparición de plataformas online de inversión con precios competitivos ha animado a los inversores individuales a invertir en los mercados. Cada vez es más fácil invertir en tiempo real y además a un menor precio.

Brokers y sociedades de bolsa

Comprar una acción es un poco más complicado que comprar una camiseta. Podríamos hacer el símil con la compra de una casa. Para comprar una casa tendremos que contactar con una inmobiliaria, que conoce el mercado de la vivienda y trabaja con personas que quieren vender la suya.

De esta misma manera funcionan los brokers o intermediarios. Son como las inmobiliarias, pero del mercado de valores. Los brokers compran y venden acciones en nombre de los inversores.

Hay diferentes tipos de brokers. Hay algunos que te ofrecen un servicio integral en el que no solo realizarán operaciones por nosotros, sino que también gestionarán nuestra cartera y nos darán consejos de inversión. Otros, simplemente se dedicarán a hacer lo que les digamos, es decir, tendremos que decirles cuando comprar y cuando vender, pero también su precio es menor.

La cosa más importante a la hora de elegir un buen bróker es la estructura de las comisiones que aplican. Los brokers cobran a los inversores de diferentes maneras, dependiendo del tipo de servicios que busquemos. Pueden cobrarnos por transacción una cuantía fija, un porcentaje, un porcentaje de los beneficios, etc.

Últimamente unas de las tendencias que se están imponiendo es la del trading social. Es decir, son plataformas de inversión en las cuales podremos ver en qué invierten otros usuarios y copiar sus inversiones. Es decir, puedes copiar a los mejores inversores. Además cuentan con numerosa documentación que te permitirá aprender a operar y podrás consultar al resto de usuarios dudas. Una de las más importantes en este aspecto es eToro que simplifica el proceso de compra y venta de acciones y nos permite seguir y copiar a inversores expertos.