Cómo invertir en bolsa de manera segura

1229

A la hora de invertir nuestro dinero lo primero que tenemos que saber es que toda inversión conlleva un riesgo. Nuestro propósito será minimizarlo buscando la máxima rentabilidad posible. Otro aspecto que tenemos que tener en cuenta a la hora de invertir es la liquidez de los activos que tengamos. En definitiva, tenemos que jugar con 3 factores: Rentabilidad, riesgo y liquidez.

trinomio rentabilidad riesgo liquidez

Para elegir el grado de cada uno de estos factores tendremos que tener en cuenta el objetivo de la inversión, nuestro perfil inversor, la situación personal, etc.

Antes de realizar cualquier tipo de inversión en el mercado de valores tenemos que ser precavidos y considerar algunas cosas para invertir con un mayor grado de seguridad:

Siempre hay riesgo por pequeño que sea

A la hora de invertir partimos de que hay un estudio o análisis previo a la hora de elegir los valores que vamos a adquirir.  Podemos optar por dos tipos de análisis, el fundamental y el técnico. Recomendamos utilizar el fundamental para elegir aquellos valores que se encuentren por debajo de su valor teórico y el técnico para establecer el momento de entrada o compra. Aunque consideremos que no hay riesgo porque nuestra elección de valores son empresas con gran reputación y confiables, existe lo que se denomina riesgo de mercado y que no puede ser eliminado.

Diversifica tu cartera de inversión

A la hora de planificar nuestra inversión, no podemos gastar todo nuestro dinero en comprar un único valor ya que el riesgo asumido será muy alto. Lo que tendremos que hacer para reducir dicho riesgo será seleccionar varios valores a la hora de confeccionar nuestra cartera. Algunos estudios demuestran que el número óptimo de valores para minimizar el riesgo se encuentra entre 12-15. A partir de ese número, si añadimos más, no compensará ya que no tendremos una reducción significativa del riesgo y sí tendremos un aumento en los costes de gestión.

La diversificación no puede hacerse al azar, debemos diversificar por sector, mercado, producto financiero, etc. Además otra cosa a tener en cuenta es la correlación entre activos.

Evita los errores comunes

En muchas ocasiones, sobre todo los inversores que están empezando, no se limitan las pérdidas estableciendo órdenes “stop loss”. Este tipo de órdenes nos permite cortar las pérdidas en el nivel que establezcamos. Es decir, desharemos la posición asumiendo un nivel de riesgo que nosotros habremos marcado y que consideramos asumible. Es importante ponerlos, pero también lo es saber establecerlos. Si ponemos un Stop Loss muy ceñido, un pequeño cambio hará que automáticamente vendamos el valor y quizás nos perdamos un posible rebote. Si lo ponemos demasiado amplio puede ser que asumamos demasiado nivel de riesgo e incluso podamos estar en una zona de pérdidas durante un período demasiado largo. Por lo tanto tendremos que jugar con diferentes niveles, generalmente se suele poner en torno al 3% aunque en función de cada valor y cada persona puede variar mucho.

Otro error común es que muchas veces no tenemos en cuenta las comisiones a la hora de operar en bolsa. Ya sean comisiones por custodia, por transacción, por liquidación (Iberclear), etc. harán que se reduzca nuestra rentabilidad e incluso si no las tenemos en cuenta podremos incurrir en pérdidas cuando pensamos que la rentabilidad es positiva.

Invertir a corto plazo vs Invertir a largo plazo

Según el objetivo de inversión tendremos que invertir a uno o a otro plazo. Seguramente invertir a corto plazo requiera una gestión más activa de nuestra cartera y un seguimiento de los mercados férreo por lo tanto no sería muy recomendable para aquella persona que no dispone de tiempo para seguir el mercado ni tiene muchos conocimientos. Por otro lado, la inversión a largo plazo en renta variable siempre se ha comportado como el activo más rentable en amplios períodos de tiempo y requiere un menor grado de seguimiento.