Cómo manejar mejor las finanzas de una pyme

Cómo manejar mejor las finanzas de una pyme

2875

El control de las finanzas es la columna vertebral de una empresa. Es la base para que el emprendimiento genere beneficio. Los cimientos de ese control es el flujo de caja, que contabiliza por así decirlo el dinero que está entrando y saliendo, mostrando así el saldo disponible que tendremos para ser usado. Además de esto, nos permite saber cuándo una empresa va por el buen camino.

Por otro lado,  para poder llevar a cabo una gestión eficaz de las finanzas de nuestra pequeña empresa (pyme) tendremos que realizar otras muchas cosas.

Hay que aprender a evaluar los costes, a desarrollar estrategias de marketing para aumentar las ventas, a crear un buen plan de empresa, etc.

A continuación damos una serie de recomendaciones para que los propietarios de pequeñas y medianas empresas conozcan cómo lidiar mejor con los números y mantener un flujo de caja positivo y rentable.

Aprender cuáles son nuestros bienes

Para saber exactamente cuál es el valor real de la maquinaria, equipos, muebles, bienes inmuebles y otras pertenencias de nuestra empresa o negocio, tenemos que tener en cuenta los cambios que el valor de dichos activos haya sufrido con el paso del tiempo debido al desgaste o depreciación.

Saber qué costes tenemos

Todo lo que la empresa debe no es tan fácil de contabilizar como pueda ser lo que pagamos por el alquiler del local. Hay impuestos que pueden ser menos obvios y pueden tener un impacto importante a la hora de calcular el flujo de caja de nuestra pequeña empresa (pyme). Por otro lado tenemos que tener presente los diferentes préstamos que tenemos y saber en cada momento qué cantidad de pago se corresponde con los intereses, por ejemplo.

Cuánto nos cuesta producir lo que vendemos

Si compramos productos terminados y solo los revendemos, este valor será fácil de calcular. Si por el contrario, tenemos que calcular todos los factores que intervienen en la fabricación de un producto en concreto, como la mano de obra o materias primas, el cálculo puede resultar más complejo.

Calcular cuánto nos cuesta vender nuestros productos

Los gastos de publicidad, almacenamiento y otros gastos deben ser conocidos en su totalidad. Saber lo que nos cuesta vender nuestro producto es tan importante como saber lo que nos cuesta fabricarlo.

Saber cuál es nuestro beneficio

El margen de beneficio es el resultado de restar el precio de venta de un producto y los costes en los que hemos incurrido para tener dicho producto. Si a este resultado le quitamos los impuestos obtendríamos el margen neto de cada producto. Si el margen que tenemos va disminuyendo con el tiempo, entonces tendremos que ajustar nuestros precios o nuestros costes.

Saber el ratio de deuda que tenemos

Para decirlo de forma sencilla, podremos decir que este valor nos permite saber qué parte de nuestra empresa pertenece a otras personas o entidades. Un ratio elevado supone que hemos perdido autonomía en nuestra empresa, por lo tanto será un ratio que tendremos que tener muy controlado.

Calcular el ratio de plazo de cobro y de pago

El valor del ratio de cobro lo calculamos dividiendo el saldo de la cuenta clientes entre la cifra de ventas anuales. Esto tendremos que multiplicarlo por 365 días. Este ratio pone de manifiesto el número de días que nuestra pyme tarda en cobrar de nuestros clientes. Por lo tanto este valor tendrá que ser cuanto más bajo mejor.

El valor del ratio de pago se calcula de la misma manera pero esta vez dividiremos la cuenta proveedores entre las compras y el resultado lo multiplicaremos por 365 días. Su resultado nos va a indicar el tiempo medio que tardamos en pagar a nuestros proveedores. Cuanto mayor sea el plazo mejor.

Por lo tanto tendremos que jugar con estos 2 ratios en nuestra empresa.

Saber manejar el stock

Hacer un seguimiento del inventario y saber el tiempo que pasa hasta venderlo es importante. Con ello podremos saber si nuestra pyme está creciendo o disminuyendo, y también a través de este seguimiento podremos determinar cuánto dinero será destinado a otros pagos o inversiones.