Cómo mejorar la atención al cliente de tu empresa

987

Para cualquier negocio es fundamental atender y entender las necesidades de su clientela base y esforzarse continuamente para aumentar su grado de satisfacción. Los beneficios de conocer bien a nuestros clientes, son innumerables. Por eso, cualquier vía para tener mayor información sobre nuestro público objetivo es válida, estas vías pueden ir desde llevar un registro detallado de los clientes, a externalizar este proceso a través de especialistas que realicen estudios de mercado.

A continuación te planteamos 5 maneras de mantener y aumentar el grado de satisfacción de tus clientes.

Ser proactivo

Cuando se le pregunta a los consumidores cuáles consideran que son las cualidades más relevantes que debe tener un vendedor, la gran mayoría señalan que es la proactividad. Esto se puede aplicar a cualquier empleado que tiene que tratar con el público, y no únicamente a los comerciales. Esta actitud debe estar presente, sobre todo, cuando se nos plantea un problema, en este caso tendremos una buena oportunidad para mostrar al cliente todas nuestras habilidades y todo nuestro buen hacer. Anticipar y resolver los problemas rápidamente, mejorará muchísimo nuestra imagen para el cliente.

Saber comunicar

Esto es esencial, desde antes de que comience la venta como en el transcurso de ésta. La comunicación es el “pegamento” que mantiene las relaciones y las dota de confianza. Debemos atender atentamente lo que nos plantean los clientes y establecer una relación de empatía con ellos. Tenemos que tener presente que cada cliente es diferente, así que el trato personalizado aumentará la satisfacción del cliente y nuestros resultados.

Tener una actitud positiva

Parece algo evidente pero que a muchos vendedores se les olvida. Muchas veces no tener una actitud positiva a la hora de vender, puede hacer que perdamos ventas y clientes. Por lo tanto, debemos olvidar nuestros problemas y ser positivos frente al cliente.

Entender a nuestros clientes

Una de las cualidades de un buen vendedor es saber exactamente lo que necesitan nuestros clientes. Debemos hacer las preguntas adecuadas a cada cliente para poder ofrecerle el producto o servicio que más se aproxime a lo que demanda. El objetivo de esto es atender a las necesidades individuales y propias de cada cliente.

Realizar un seguimiento de los clientes

Una vez efectuada la venta no es bueno dejar de lado a ese cliente, como si la relación acabara ahí, con la transacción económica del producto o servicio. Debemos conocer si nuestro cliente está satisfecho con nuestro producto y con la atención recibida. Podemos realizar esta tarea a través de diversos medios: por teléfono, email, etc.