Cómo pagar tus deudas en 7 pasos

1237

Acabar con nuestras deudas no es un proceso que se resuelva de un día para otro sino que lleva su tiempo, incluso puede prolongarse durante años. La premura con la que paguemos la deuda dependerá del compromiso que tenga cada persona para hacerle frente y dependerá también de la cantidad de dinero que podamos destinar a extinguirla. Con los siguientes pasos podremos pagar nuestra deuda antes de lo previsto.

¿Cómo contrajimos la deuda?

Mirar el pasado cuando hablamos de saldar nuestras deudas es fundamental y necesario. Para quitárnosla de encima seguramente tendremos que cambiar ciertos hábitos que dieron lugar a la deuda. El objetivo es reconocer lo que nos llevó hasta la situación financiera actual para que podamos tomar las medidas necesarias para evitar que nos vuelva a ocurrir lo mismo.

Evitar malos hábitos de gasto

Tenemos que dejar de gastar dinero, lo primero será crear un presupuesto y un fondo de emergencia. Luego tendremos que observar nuestro presupuesto y eliminar todos aquellos gastos superfluos por muy pequeños que parezcan para ahorrar el máximo dinero posible. Esto nos va a permitir saber en qué gastamos nuestros ingresos y ponerle freno a aquellos gastos innecesarios. También podremos tomar medidas para reducir nuestros gastos mensuales.

Conocer el importe de la deuda que tenemos

Seguramente hasta ahora no hemos analizado el importe total de nuestra deuda. Es momento de enfrentarse a la realidad y de confeccionar una lista con cada una de las deudas que tenemos sin olvidarnos de los intereses que conlleva cada una. En dicha lista también apuntaremos a qué personas o entidades les debemos dinero.

Conseguir ingresos extra

Quizás haciendo frente a las cuotas (mínimas) que pagamos por las deudas estaríamos pagándolas durante muchos meses, años, e  incluso décadas. Para deshacernos de nuestra deuda lo más rápidamente posible tendremos que destinar una mayor cantidad de dinero para hacer frente a los pagos. Por un lado podremos conseguirlo aumentando el ahorro y destinando el excedente a aumentar la cuantía de los pagos o bien consiguiendo dinero extra. Sobre todo será fundamental la segunda opción si nuestro presupuesto no se puede ajustar más y ya hemos hecho grandes esfuerzos a la hora de reducir nuestros gastos.

Planifica el pago

Crear un plan para deshacernos de las deudas no debe ser complejo. Todo lo que tenemos que hacer es darles diferentes grados de prioridad a las diferentes deudas que tenemos, ya sea por su tipo de interés, por la cuantía, etc. pero tendremos que elegir un criterio a seguir. Lo siguiente será decidir cuánto vamos a destinar cada mes a reducir dichas deudas. Dirigiremos una mayor cantidad de dinero a pagar las deudas que tengan mayor importancia. Una vez saldada, trasladaremos ese pago al resto de deudas en función de la prioridad marcada para cada una de las restantes.

Eliminar la deuda

Ya hemos creado un plan en el cuál hemos decidido como eliminar las deudas, lo único que nos queda hacer es ser constantes en los pagos cada mes e intentar conseguir algún dinero extra para acelerar este proceso que se puede demorar años en función del montante. Además para tener un plus de motivación podremos crear hitos en nuestra evolución del pago de la deuda. Podremos marcarnos objetivos y celebrar los pequeños éxitos que vayamos consiguiendo, por ejemplo ir marcando dichos hitos fraccionando la deuda en 4. De esta manera iremos viendo los progresos que hacemos y estaremos más motivados.

No es un camino fácil

Puede que nuestro plan esté perfectamente confeccionado pero a lo largo del camino pueden surgirnos imprevistos y tener emergencias financieras que impliquen una reducción en la cantidad que teníamos pensada para eliminar la deuda. En ese caso tendremos que recuperar el ritmo de los pagos lo antes posible. Para estas eventualidades hemos creado un fondo de emergencia como hemos dicho en el segundo paso.