Cómo reducir los gastos de su boda

960

Cualquier novia querría tener su boda soñada, sin embargo, el presupuesto de una boda puede resultar limitado para muchas parejas y tienen que reducir los gastos de su boda a toda costa. Algunas medidas que podrían ayudar a realizar bodas más económicas son los siguientes:

Establezca expectativas razonables

Es fácil quedar atrapado en el “síndrome de la boda perfecta”, pero ello no significa que cada elemento que seleccione tenga que ser perfecto. Por ejemplo, los centros de mesa no han de ser demasiado ostentosos. Algo más simple puede quedar igual de bien y el coste será mucho menor. Debemos escoger artículos que se adecuen a nuestras necesidades a precios razonables.

Deje que sus amigos y familia ayuden

Las personas de su círculo de confianza pueden tener habilidades que pueden ser muy útiles en términos de recorte de los gastos de la boda. ¿Necesita un fotógrafo, costurera, florista o DJ? Tal vez un amigo o familiar puede hacer el trabajo igual de bien que un profesional. Considere la posibilidad de pedir ayuda en lugar de un regalo de bodas.

Alquilar en lugar de comprar

Con algunas excepciones, usted quizá no quiera comprar artículos para su boda que no sean utilizados en otra ocasión. Los trajes de boda tienen un precio elevado y, con alguna excepción, sólo se van a utilizar una vez en la vida. Aunque es un bonito recuerdo, no deja de ser un recuerdo demasiado caro.

Buscar alternativas

Usted no necesita ir a una tienda de novias para comprar invitaciones de boda. Puede pasar por una imprenta local o hacer un pedido online para ahorrar costes.

Mantenga sus impulsos bajo control

Por supuesto que quiere una boda memorable, y en ocasiones se autonconvencerá de que gastar algo más de lo previsto vale la pena. La realidad es que si cada vez que hace una compra pasa eso, lo más probable es que acabe por romper el presupuesto que tiene para la boda.

Vaya en busca de flores

El ramo de la novia debe ser hermoso, pero no compre el primero que vea o que le enseñen. Obtenga presupuestos de varias floristerías de su área, y hágales saber lo que está dispuesto a gastar.

Renunciar a la limusina

Es posible que no tenga otra ocasión para ir en limusina. Sin embargo, con el tiempo verá que el hecho de haber llegado en limusina a la boda no fue nada extraordinario. Sus recuerdos seguro que se centran en otras cosas, por lo que haga que un amigo o familiar lo lleve y evite estos gastos de boda innecesarios.