¿Cómo reducir nuestros gastos cotidianos?

891

Mensualmente gastamos una gran cantidad de dinero en cosas que creemos imprescindibles pero que en realidad no necesitamos al tiempo que nos preguntamos cómo ahorrar dinero en tiempo de crisis.

Normalmente no lo queremos admitir, pero en el fondo tenemos la sensación de derroche innecesario que puede afectar a nuestra capacidad de ahorro.

Ciertamente, no todos van a sentir que pierden el dinero con la serie de elementos que vamos a nombrar, al fin y al cabo, es una cuestión de opinión y presupuesto, pero es posible que no consideremos nuestro gasto como imprudente y al final de mes veamos como nuestra cartera se ve resentida y hage que nos preguntemos cómo reducir nuestros gastos.

Comprar café para llevar

Soy tan culpable de esto como nadie (me encanta mi café). En algunos trabajos sería posible tomar una taza de café gratis, pero a veces se opta por caminar a una cafetería y comprar el café en la misma.

Cuando esto sucede de forma sistemática nos estamos dejando al menos el coste de 20 cafés al mes, que puede estar en torno a 20€ dependiendo del lugar visitado.

Comprar ropa cuando no la necesita

Todos necesitamos ropa, pero la compra de la misma puede convertirse en un hábito de gasto excesivo si no se tiene cuidado. Debemos aprender a simplificar nuestro fondo de armario.

Las revistas y suscripciones a periódicos

Eliminar las suscripciones a revistas y periódicos pueden ser buenos candidatos para el ahorro. Muchas personas están suscritas a periódicos que diariamente reciben en la puerta de su casa. Desde luego es una buena manera de estar informado cuando desayunamos antes de ir al trabajo, pero con el uso de las nuevas tecnologías podemos recibir el mismo servicio gratuitamente.

Gimnasios a los que nunca acude

Cada vez que un año empieza, los abonos a gimnasios experimentan un gran aumento, sin embargo esto no es más que un acto impulsivo que muy a menudo vamos olvidando con el tiempo. Las mensualidades de gimnasios no son baratas y si no acudimos a los mismos estaremos perdiendo una gran cantidad de dinero.

Televisión

Con la cantidad de canales que nos ofrece el TDT hoy en día, estar suscrito a televisión por cable, o aceptar ofertas de nuestra compañía telefónica que introducen 50 o 100 canales diferentes puede ser prescindible.

Debemos mirar el gasto que esto supone en nuestra factura mensual y revisar los puntos (que cualquier compañía ofrece) por fidelidad que se suman en cada factura, porque es posible que pueda adquirir simplemente los canales que le interesen gracias a los mismos y no estar pagando por 5 canales que ve y 95 que no ve.

Comer fuera

Debido al trabajo muchas personas no tienen otra opción que comer fuera, incluso puede ser más rentable que coger el coche para ir a casa y volver en hora punta. Sin embargo, estamos metiéndonos de lleno en un gasto enorme. En este caso es necesario comparar los menús que los bares y restaurantes nos ofrecen, puesto que tanto podemos comer por 10€ como por 6€ un plato de igual calidad.

Más calefacción de la necesaria

En pleno invierno existe la tentación de conseguir un clima dentro de la perfección. Humidificadores o deshumidificadores pueden ser una inversión costosa pero que nos hagan ahorrar dinero a la larga sin tener la calefacción puesta todo el día. Reducir el consumo de electricidad también es un punto a tener en cuenta, puesto que en muchas ocasiones dejamos diversos aparatos funcionando sistemáticamente que no hacen más que ir aumentando el contador eléctrico.