Cómo ser un consultor autónomo en 9 pasos

1494

¿Se ha preguntado alguna vez cómo ser un consultor? ¿Qué hace un consultor? Bueno, la respuesta es simple: un consultor consulta. Sin embargo, a pesar de que la navaja de Ockham nos lleva a la respuesta en su sentido más básico, deja muchas preguntas sin resolver.

La labor de un consultor es asesorar a una persona u organización sobre asuntos de una determinada índole. Si desea convertirse en un consultor autónomo, es necesario tener una buena idea sobre el negocio y la forma de configurarlo, para lo cual es conveniente seguir una serie de pasos antes de dar el gran salto.

1. Identificar el área en el que tiene más conocimientos y experiencia

Es posible que tenga un interés en los ordenadores. Sin embargo, esto no significa que usted pueda convertirse en un consultor informático independiente (aunque pueda tener una ventaja inicial en este campo). Conocimiento y experiencia deben ir juntos de la mano.

Si usted tiene conocimiento acerca de los ordenadores (hardware o software), ha trabajado con ellos durante un período considerable de tiempo y tiene la última información acerca de ellos, podría empezar a planear un negocio de consultoría informática.

2. Adquirir permisos y licencias

Algunos sectores de consultoría no requieren demasiadas certificaciones. Sin embargo, si usted está planeando trabajar por ejemplo como consultor de contabilidad, debería obtener las certificaciones profesionales obligatorias.

La legislación local o estatal puede requerir la presentación de algún documento especial para abrir su negocio.

3. Determine sus metas a corto y largo plazo

Cada negocio necesita tiempo para crecer y llegar a ser conocido. Debemos tener unas perspectivas realistas que muestren nuestro margen de mejora con el tiempo. No podemos pretender que nuestro negocio se establezca de un día a otro.

Debe ser realista también con los plazos. Como empresa consultora, deberá dar respuesta a sus clientes en el menor tiempo posible, y no hacerles esperar demasiado, puesto que en otro caso buscarán alternativas mejores o más rápidas.

4. Elija su mercado objetivo

Si nadie paga por sus ideas y consejos, su negocio irá directo al fracaso. También se enfrentará al mismo resultado si los destinatarios de sus ideas no tienen el dinero para pagarle. Lo primero que tiene que hacer es decidir si va a asesorar a personas o empresas.

Cada área en el negocio de consultoría ofrece estas opciones. Por ejemplo, si está trabajando como consultor de formación, puede decidir entre ayudar a personas individuales a mejorar su formación o tratar con empresas, orientando de esta manera la formación hacia sus empleados.

5. Investigue su mercado objetivo

Después de determinar su mercado objetivo, es necesario conocer las diversas formas en las que usted puede ayudar. Esto le ayudará a promocionar su negocio de consultoría. Usted necesita decirle a sus clientes por qué necesitan contratarle, ya sea con un plan fiscal para buscar un ahorro impositivo, o con un plan para implementar un cambio en la política de una empresa.

6. Construya su cartera de clientes

Es importante comenzar a construir una cartera de clientes tan pronto como se haya decidido a ser un consultor. Una base sólida de contactos ayudará a que la probabilidad de que un proyecto llegue a usted aumente.

Utilice las redes sociales para publicitarlo y atraer a nuevos clientes a su negocio.

7. Fije su salario y la forma de pago para sus clientes

Como consultor autónomo nuevo en el negocio, no puede pretender recibir altas tarifas al principio de su aventura. Sin embargo, tenga en cuenta sus credenciales y experiencia, así como las condiciones del mercado, el grupo objetivo y sus competidores cuando usted fije su precio.

Asimismo, decida cómo va a facturar a los clientes. Una facturación por hora puede parecer un método conveniente, el problema es que muchos clientes pueden pensar que les carga un precio demasiado elevado por su tiempo. Lo mejor es utilizar el método de facturación basado en proyectos al iniciar su negocio de consultoría.

8. Publicidad y marketing

Muchos de sus clientes pueden no ser siquiera conscientes de que necesitan sus ideas y consejos. ¿Cómo se puede comercializar y publicitar algo tan difícil? Lo crea o no, usted tiene un montón de opciones: medios impresos, llamadas, anuncios en internet, redes sociales, etc.

Antes de elegir cualquier vía para hacer publicidad, decida el presupuesto que usted tiene para ello. Puede empezar por acceder a blogs o sitios web especializados en su área, foros y redes sociales.

9. Determine si necesita externalizar ciertas tareas

Puede que le resulte más fácil manejar todas las tareas de su negocio por su cuenta cuando lo empieza. Pero después de que su negocio de consultoría esté en marcha, es posible que necesite la ayuda de otros y usted puede decidir emplear a terceras personas.

También puede subcontratar la realización de algunas tareas que no requieren su atención inmediata, pero asegúrese siempre de que las tareas subcontratadas no están conectadas con su negocio de consultoría. Por ejemplo, se puede externalizar auditoría para un negocio de consultoría de carrera, pero no cuando es su área específica de trabajo.