Consejos para elegir el mejor proveedor para tu PYME

899

A la hora de crear nuestra pyme tendremos que recurrir tarde o temprano a empresas externas u proveedores para que nos ayuden a ofrecer nuestros servicios y productos.

Para una pequeña empresa elegir a los proveedores adecuados puede suponer un quebradero de cabeza. Necesitamos asegurarnos de que nuestras decisiones son inteligentes y fiables. Es fundamental confiar en nuestros proveedores y a la vez tener alternativas por si éstos fallan. A continuación te damos una serie de consejos que te ayudarán a seleccionar buenos proveedores para tu pyme.

Vea y compare antes de decidirse por un proveedor

Al igual que con cualquier cosa el precio será un factor importante pero no decisivo a la hora de elegir un proveedor u otro para nuestra pyme. Tendremos que elaborar una lista con todos los posibles proveedores y evaluar los pros y los contras de cada uno. Incluso podremos establecer ciertos criterios de puntuación para seleccionar aquel que mejor se ajuste a nosotros. En general, el producto o servicio debe ser bueno y el precio competitivo.

Evaluar quién es el proveedor

Una vez hayamos seleccionado la oferta más interesante tendremos que obtener información sobre la empresa. Podremos recurrir a multitud de plataformas online en donde se puntúan a los diferentes proveedores, se puede preguntar a clientes actuales, etc. Debemos seleccionar proveedores que ofrezcan un grado de confianza elevado. Tampoco se deje llevar por las primeras impresiones e indague y gaste tiempo en ver quién está detrás.

Leer lo que firmamos

Antes de firmar cualquier contrato, lo primero que tenemos que hacer es leerlo, si no lo entendemos tendremos que acudir a un profesional que nos asesore y nos lo explique detalladamente. No hay que olvidarse de los pequeños detalles ni de la letra pequeña para evitar posibles dolores de cabeza en un futuro. Además tendremos que revisar las posibles indemnizaciones que se producirían si se incumple el servicio o el contrato.

No solo te fijes en el precio

Aunque como dijimos al principio el precio puede ser un factor fundamental, éste no debe ser concluyente. Hay que tener en cuenta otros parámetros como la fiabilidad del proveedor, la ubicación, etc. Si el precio es muy bueno pero la calidad y fiabilidad del servicio son bajas, nos arrepentiremos de haber firmado el contrato más de una vez.

Tener un plan “B”

En ocasiones nuestros proveedores pueden fallar por cualquier cosa. Quizás no nos puedan suministrar cierto producto y no podamos dar servicio a nuestros clientes por ello. Ante esto, podemos intentar trabajar con varios proveedores a la vez. De esta forma si falla uno, podremos echar mano del otro. Quizás no consigamos mitigar totalmente el impacto si alguno de ellos tiene un problema, pero podremos responder de mejor manera ante nuestros clientes que si solo disponemos de uno. Por otro lado, también podremos contratar seguros para estas situaciones.