Consejos de inversión para pequeños inversores

1098

En internet podemos encontrar un montón de artículos que nos dicen cómo conseguir dinero prácticamente sin esfuerzo, y sin conocimientos previos, con diversas estrategias en la bolsa de valores. La realidad es que nada de esto es cierto y se requiere de unos conocimientos básicos mínimos para saber lo que se hace.

Por desgracia, estos consejos pueden ser incluso hasta perjudiciales para nuestro bolsillo, y el agujero podría ser importante. No te preocupes, a continuación te daremos unos consejos que deberían ser el pilar de todo pequeño inversor que quiere invertir sus ahorros.

Por desgracia, si esperabas hacerte rico de la noche a la mañana, estos consejos no te ayudarán, pero si lo que quieres es invertir tu dinero de la manera más segura posible te invitamos a leerlos.

Empieza a invertir temprano

Si empiezas a invertir a los 25-30 años en un plan de pensiones, y te ofrecen una rentabilidad del 6% anual, haciendo aportaciones de 50 euros al mes y retirándote a los 67 años, acumularás un capital de casi 110.000 euros. Incluso si detienes las aportaciones mucho antes, simplemente dejas que lo que tienes en el plan de pensiones “siga trabajando” hasta la edad de jubilación, la cuantía también será importante y que te ayudará a llevar una mejor jubilación.

Si por ejemplo, empezamos a aportar a los 45 años una cantidad de 200 euros al mes y suponiendo que nos ofrecen la misma rentabilidad, conseguiríamos a los 67 años un capital de 107.000 euros aproximadamente.

Como vemos, tendríamos que aportar 4 veces más al mes. Y quitar 200 euros al mes de un salario medio puede ser complicado.

Ahora imaginemos que aportamos 50 euros en vez de los 200. Simplemente conseguiríamos un capital de 27.000 euros aproximadamente.

Con este pequeño ejemplo estamos viendo el papel que juega el tiempo en la inversión. Y de ahí radica la importancia de la planificación financiera personal de cada uno.

Elije bien los activos

A la hora de elegir tus inversiones tendrás que resolver 2 preguntas:

  • ¿En qué activos voy a invertir?
  • ¿Cuánto invierto en cada activo?

La mayoría de pequeños inversores solo invierten en la bolsa de valores y en letras o bonos del estado. Entonces, según las preguntas anteriores tendríamos que ver qué parte destinaremos a bonos y a acciones bursátiles.

Hay una regla que se suele dar como buena y es la de destinar tu edad en renta fija (bonos) y el resto en renta variable (acciones). Por ejemplo si tienes 30 años, destinarías el 30% del dinero a bonos y el 70% a renta variable.

Este reparto depende de otros factores como son si tenemos cargas familiares u otras obligaciones por ejemplo, pero vamos a darla como buena para simplificar las cosas. Esta teoría tiene una explicación sencilla.

Simplificando, cuando eres más joven puedes asumir más riesgos, y tienes tiempo a recuperarte de los altibajos de tus inversiones, cuando ya tienes cierta edad, lo que quieres es tener una mayor estabilidad.

Reequilibra tus inversiones anualmente

Al final de cada año analiza tus inversiones y trata de equilibrar otra vez tu cartera. Ve uno por uno analizando cada valor y decide si te compensa mantenerlo o venderlo. También analiza otros valores que tengan un buen potencial de crecimiento y que no se encuentren en tu cartera, quizás te interese vender algo de lo que ya tienes e incorporarlas a tu cartera.

Luego tendrás que ver qué peso tiene cada acción dentro de tu cartera y decidir si cambias los pesos o los mantienes.

Simplifica tus inversiones

Si eres de los que no quieres estar pendientes todo el día del mercado, o no quieres estar controlando varios valores puedes optar por invertir en fondos de inversión o ETFs (Fondos Cotizados).

Dentro de los fondos de inversión podremos encontrar muchos tipos. Podemos encontrarnos con fondos con un 70% de renta variable y un 30% de renta fija o viceversa. Podemos encontrarnos fondos que invierten en acciones de alto riesgos, etc. Tendremos que seleccionar aquellos que mejor se adapten a nosotros.

Los ETFs son un híbrido entre fondos de inversión y acciones. Son fondos que cotizan como las acciones y que generalmente siguen un índice.

Además, otra de las ventajas que presentan estos productos es que en comparación con las acciones es que las comisiones y los gastos suelen ser mucho más baratos.